Apendicitis Aguda: Una enfermedad común en niños y adolescentes


Francisco Ossandón, cirujano pediátrico de Clínica Alemana, explica que “esta enfermedad es una inflamación bacteriana del apéndice que se produce por obstrucción de su lumen (luz del intestino). Esto deja una cavidad cerrada, favoreciendo la purulación bacteriana a partir de los propios gérmenes del intestino, los que invaden la pared del apéndice hasta perforarla.

En estos casos se produce peritonitis, por lo que el tiempo de evolución de la enfermedad es muy importante para los resultados de la cirugía, antes de que se presente esta última complicación”.

Afecta principalmente a adolescentes y adultos jóvenes, presentándose sobre todo entre los 14 y 20 años. Sin embargo, el especialista señala que en la actualidad también se origina en niños de menos edad, aunque con menor frecuencia. “Yo creo que en Chile influye mucho la dieta, ya que los pequeños comen muchos alimentos con semillas o gránulos duros los que favorecen la formación de coprolitos, que son piedras de deposiciones que terminan obstruyendo el lumen del apéndice”.

La apendicitis casi nunca se origina en niños menores de cuatro años. Sin embargo, puede ocurrir y el mayor problema es que ellos rara vez presentan los síntomas típicos y suelen desviar el diagnóstico a otras patologías y tratamientos. Entonces, el análisis se retrasa y es frecuente que se llegue a él cuando ya está presente la peritonitis, por lo que el riesgo de complicaciones es mayor.

El diagnóstico es vital
En Estados Unidos se realizan anualmente cerca de cuatro apendicectomías por cada 1.000 niños menores de 18 años, lo que revela que esta enfermedad es sumamente frecuente.

Por este motivo, es necesario realizar un diagnóstico precoz. Para llevarlo a cabo, el médico analiza la historia clínica del paciente evaluando la secuencia de sus síntomas y observando si el dolor abdominal se localiza y genera resistencia muscular a la palpación. Es importante destacar que a pesar de ser una infección por bacterias, la fiebre inicialmente es baja o no se presenta.

Para confirmar el estudio se puede realizar una ecografía, la que permite ver en la mayoría de los casos esta zona inflamada. Ahora bien, es importante que ésta refleje qué características tiene el apéndice, ya que uno de los diagnósticos diferenciales más frecuentes es la inflamación de los ganglios del abdomen adenitis mesentérica-, que puede hacer creer que no es necesaria una intervención quirúrgica, si el apéndice no está visible en la ecografía. “Si el diagnóstico clínico es evidente, no es necesario este procedimiento”, dice el cirujano.

¿Cómo se realiza el tratamiento?
En caso de una apendicitis que no sea complicada se efectúa una extirpación quirúrgica apendicectomía-. En Clínica Alemana se ha incorporado hace ya varios años la cirugía laparoscópica, como una forma menos invasiva de resolver este problema.

El especialista explica que esta intervención quirúrgica se caracteriza porque no es necesario abrir el abdomen con una incisión, sino que sólo se punciona el ombligo y, a veces, el lado izquierdo y/o derecho del abdomen, sacando el apéndice por los trocar (tubos) de punción.

Como no se tracciona el intestino hay una menor presencia de adherencias post operatorias y al no haber una herida amplia hay menos infecciones. Este método es muy útil en niños obesos y cuando se presenta peritonitis. Asimismo, permite un mejor aseo del abdomen cuando hay pus repartido en él.

“Sin embargo, la técnica quirúrgica tradicional abierta sigue siendo una manera eficiente de resolver el problema, sobre todo en las apendicitis simples no complicadas, en que el cirujano con experiencia puede hacer incisiones mínimas con buenos resultados. No obstante, la ventaja de la laparoscopía es que permite una visión más amplia de la cavidad peritoneal”.

Si no se consulta a tiempo o si se no se realiza un diagnóstico oportuno, esta enfermedad se puede complicar y producirse una perforación del apéndice, abscesos o fístulas, peritonitis y sepsis generalizada.

“Por este motivo es indispensable que si una persona desarrolla alguno de los síntomas de la apendicitis, concurra a tiempo donde un especialista. Si es necesario, debe consultar varias veces, ya que el diagnóstico puede ‘escaparse’ en la primera consulta, sobre todo si la apendicitis es muy precoz, ya que el cuadro clínico puede no estar bien constituido”, concluye el doctor Francisco Ossandón.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Preguntas y Respuestas.




Deja un comentario