Cáncer de páncreas: Una enfermedad que se manifiesta tardíamente


Si bien no es uno de los cánceres más comunes, los tumores del páncreas son difíciles de detectar con un examen de imágenes cuando tienen una envergadura menor a los 5 a 8 mm. Y se hace más complicado aún, ya que los síntomas se presentan tardíamente, lo que hace que se pesquisen cuando están en un estado avanzado.

El doctor José Giordano, cirujano de Clínica Alemana, explica que estas dificultades hacen que la patología tenga un alto nivel de mortalidad, ya que los distintos tratamientos no tienen tan buenos resultados. De hecho, en Chile, mueren entre 800 y 900 personas cada año por esta causa, siendo más afectadas las de entre 60 y 80 años, principalmente, los hombres.
¿Qué es el páncreas?
Es un órgano glandular ubicado detrás del estómago, formado en un 5% por glándulas endocrinas, las que liberan tres hormonas (incluyendo la insulina) para regular la acción de la glucosa y descomponer y digerir la comida.

En el 95% restante están las glándulas exocrinas que producen el jugo pancreático que, con sus enzimas, desintegra grasas y proteínas para que los nutrientes sean absorbidos en el intestino delgado.

Además, otros factores de riesgo son la diabetes y la pancreatitis crónica (inflamación persistente del páncreas), la exposición al tabaco y a carcinógenos en el trabajo (como pesticidas, colorantes y otras sustancias químicas), y los antecedentes familiares de la patología. A esto hay que agregar las dietas ricas en grasas, mientras que una ingesta abundante de fibra, protege contra esta enfermedad.

“Quienes tengan antecedentes familiares y aquellos con pancreatitis crónica deben hacerse controles periódicos. Mientras que los que fuman o están expuestos a sustancias tóxicas, deben abstenerse del contacto con estas sustancias”, recomienda el doctor Giordano.
Tratamiento del cáncer de páncreas
Los pacientes suelen acudir a un gastroenterólogo o a un cirujano cuando los tumores empiezan a provocar distintos síntomas, como ictericia (coloración amarilla de la piel y las escleras de los ojos), coluria (orina más oscura), dolor en la parte superior del abdomen, la espalda y el estómago, donde, además, puede haber malestar estomacal con pérdida de apetito y peso.

Hay distintas teorías con respecto a sus causas, pero en general la más aceptada es la aparición del cáncer por modificaciones del material genético de las células pancreáticas debido a una inflamación crónica o a la exposición a sustancias como las definidas anteriormente.

El doctor Giordano explica que se podrá confirmar la presencia de un cáncer en el páncreas con una ecotomografía (que no es muy sensible, es decir, no los encuentra todos), una Tomografía Axial Computarizada (TAC), una Resonancia Nuclear Magnética o mediante endosonografía. Estas tres últimas son más sensibles y los detectan más pequeños. También se puede obtener una muestra de células y tejidos con una biopsia y, mediante una colangiografía, identificar si un tumor está bloqueando el conducto biliar.

Luego, dependiendo de lo avanzado que esté el tumor, de la edad y estado de salud del paciente y de qué tipo de tumor se trate, se verá qué tratamiento seguir. Pero siempre debe incluir cirugía para extraer el tumor y sacar un área del intestino. Se trata de dejar parte del páncreas para que siga con sus funciones, pero en algunas oportunidades es necesario extraerlo por completo y, de ser así, se debe acudir a suplementos para mantener las dos funciones principales de este órgano: producción de enzimas pancreáticas e insulina.

Otras herramientas complementarias de tratamiento para eliminar las células cancerosas son la quimioterapia (mediante el uso de medicamentos) y, en pocos casos, la radioterapia (las destruyen con radiación).

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Oncología.




Deja un comentario