Cáncer de pulmón: Una enfermedad agresiva y silenciosa


Anualmente mueren más de 2.000 chilenos de cáncer de pulmón, tráquea y bronquios, lo que transforma a este mal en la segunda causa de muerte por cáncer, después del gástrico, según datos del Ministerio de Salud.

De acuerdo con la Sociedad Americana de Cáncer, hay autores que atribuyen alrededor del 90% de los casos de cáncer pulmonar al hábito tabáquico. Considerando que cada vez son más los nuevos consumidores de este producto, es probable que en los próximos años la mortalidad por este motivo siga creciendo.

El doctor Rodrigo Soto, especialista en enfermedades respiratorias de Clínica Alemana, explica que la principal causa conocida de cáncer pulmonar es el cigarrillo, y que incluso hay estudios que demuestran que un fumador tiene 10 veces más probabilidades de morir por cáncer de pulmón. En tanto, su cónyuge posee un riesgo aumentado en 1,3 veces en comparación con aquellas personas que están en un ambiente libre de tabaco.

“Está demostrado que el cigarrillo contiene una gran cantidad de sustancias oncogénicas, como el alquitrán, además de una serie de gases irritantes que producen alteraciones en las células, lo que se correlaciona con el desarrollo de cáncer”, sostiene el especialista.

En menor medida, la aparición de esta patología también está asociada a la exposición laboral a asbestos, por lo que esta sustancia ha sido progresivamente retirada de los procesos industriales. Otro factor que está potencialmente ligado a la aparición de tumores es el contacto con radiaciones ionizantes, situación a la que están sometidos quienes trabajan, por ejemplo, en plantas nucleares y algunas actividades mineras, sin embargo, esto es poco frecuente.
Manifestación tardía
El cáncer pulmonar es una enfermedad que afecta principalmente a personas mayores de 55 años. Antes era más frecuente en hombres, sin embargo, en la última década la población femenina está siendo igualmente afectada. Se presume que esto se debe a que cada día hay más mujeres adictas al cigarrillo.

El doctor Soto explica que es una patología de muy mal pronóstico, que suele manifestarse en una etapa avanzada, cuando el paciente tiene una vida media estimada de siete meses.

“El principal problema es que el carcinoma pulmonar generalmente se detecta en forma muy tardía, ya que sus síntomas iniciales no son muy evidentes y pueden confundirse con otras enfermedades. Por ejemplo, se produce pérdida de apetito, energía o aumento de tos y expectoración, lo que habitualmente el paciente atribuye a un simple resfrío o bronquitis, por lo que no consulta”, explica.

Los afectados sólo comienzan a preocuparse cuando empiezan a expectorar sangre, sienten dolor torácico, bajan de peso y tienen dificultad respiratoria, pero en estos casos lo más probable es que la enfermedad ya esté avanzada.

“Como la detección precoz es poco probable, la única solución para disminuir las víctimas fatales es simplemente dejar de fumar”, afirma el especialista.
Tipos de cáncer pulmonar y su tratamiento
El diagnóstico definitivo se realiza por medio de estudios de imágenes, principalmente radiografía de tórax y scanner. Una vez identificada las características de la lesión, se realiza una biopsia. De esta forma se determina qué tipo de cáncer de pulmón es.

Según el doctor Raimundo Santolaya, cirujano de tórax de Clínica Alemana, la clasificación considera características propias del tumor, compromiso de ganglios linfáticos y metástasis, y va desde la etapa I hasta la IV.

Además, explica que existen dos grupos principales: el cáncer pulmonar de células pequeñas y el de células no pequeñas. El primero es muy agresivo, con gran tendencia a extenderse rápidamente y producir metástasis por vía linfática y sanguínea, por lo que al momento del diagnóstico la gran mayoría se encuentra en etapas avanzadas. Por eso, su tratamiento se basa principalmente en quimioterapia asociada a radioterapia, ya que la cirugía sólo es una alternativa en la etapa I.

El de células no pequeñas es el más frecuente, ya que representa aproximadamente el 65% de los cánceres pulmonares. A diferencia del anterior, este tipo de tumor avanza en forma más lenta y tiene más probabilidades de ser tratado con cirugía si es detectado en forma precoz (etapa I y II), donde las expectativas de curación son de hasta 80% a cinco años.

El doctor Santolaya explica que por “las consideraciones antes señaladas, los mejores candidatos para el tratamiento quirúrgico son aquéllos diagnosticados en etapas tempranas, por lo cual es de suma importancia la prevención y el diagnóstico precoz especialmente entre fumadores que son el grupo de mayor riesgo”.

Por último, agrega que actualmente hay numerosos protocolos que sostienen que cuando el tratamiento quirúrgico se asocia a quimioterapia y/o radioterapia la sobrevida de estos pacientes podría mejorar.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Preguntas y Respuestas.




Deja un comentario