Cesáreas: ¿Cuándo y por qué?


Ya sea por indicación médica o por opción, muchas mujeres son sometidas en el momento del parto a una cesárea. Al respecto existen mitos sobre los beneficios y desventajas de este procedimiento quirúrgico.

El doctor Ricardo von Muhlenbrock, ginecólogo de Clínica Alemana, explica que “el nacimiento de un bebé a través de una incisión abdominal quirúrgica puede hacerse debido a indicaciones absolutas y relativas”.

El primer caso es cuando la madre no tiene más opción que someterse a una cesárea. Esto ocurre en mujeres que tienen una pelvis estrecha; antecedentes de dos o más cesáreas anteriores; placenta previa, es decir, cuando ésta se ubica sobre el cuello uterino más abajo que el bebé impidiendo su salida, o tumor uterino previo (miomas uterinos). También, se opta por esta alternativa si la posición del bebé es inadecuada, ya sea transversa (tronco) o podálica (de nalgas); o existe sufrimiento fetal agudo, situación en que el feto presenta signos de asfixia dentro del útero.

Asimismo, la cesárea puede considerarse como una indicación relativa cuando existe macrosomía fetal, es decir, que el feto pese más de 4.300 grs. También cuando la mujer ha tenido anteriormente una cesárea; o tiene infecciones como herpes genital, condilomas vaginales verrugas- o portadoras de streptococo grupo B.

También es necesario efectuar cesárea si ocurre desprendimiento de la placenta antes de que se inicie el trabajo de parto; si hay restricción del crecimiento fetal, es decir, el niño está creciendo menos de los esperado; si existen patologías maternas que producen una “insuficiencia placentaria”, como por ejemplo, preeclampsia, diabetes mellitus, colestasis del embarazo; si hay hemorragias maternas graves, o niños prematuros menores de 1.200 grs.
un hijo a través de una cesárea, esto no la imposibilita de tener un parto normal en el futuro. “Sin embargo, debe ser un caso seleccionado para disminuir el riesgo de rotura uterina durante el trabajo de parto”.

Respecto a cuántas cesáreas puede someterse una mujer, el doctor von Muhlenbrock asegura que en la actualidad los materiales de sutura son cada vez de mejor calidad, lo que se traduce en un menor rechazo materno de los puntos, pudiendo realizarse hasta cinco o seis cesáreas sin inconvenientes.

Este procedimiento quirúrgico puede efectuarse a través de la incisión de la pared abdominal (piel), que de preferencia se realiza en la parte baja del abdomen en sentido transversal, por lo que es más estética.

También puede efectuarse la incisión uterina, es decir, se hace en la parte baja del útero en sentido horizontal, porque se ha demostrado que tiene menos riesgo de rotura uterina que cuando se realiza en forma vertical.

Los beneficios de la cesárea están relacionados con la rapidez para sacar al bebé y el menor traumatismo fetal que se produce.

Sin embargo, como todo procedimiento quirúrgico, tiene desventajas. Entre ellas se puede mencionar un postoperatorio más doloroso y una recuperación más lenta, además de mayores riesgos quirúrgicos abdominales, porque se penetra a la cavidad peritoneal. Asimismo, como en toda herida operatoria, se pueden producir infecciones o hematomas, y existen más probabilidades de placenta previa en los próximos embarazos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario