Cómo combatir la dermatitis seborreica


Cómo combatir la dermatitis seborreica Dermatología

Una de cada dos personas tiene problemas de caspa. Esta descamación fina, pruriginosa y que no se encuentra adherida al cuero cabelludo hace que literalmente media humanidad ande de cabeza buscando alguna solución.

La caspa o dermatitis seborreica es una alteración glandular que se presenta por una predisposición genética y por motivos hormonales, los que se asocian con la presencia del hongo Pityrosporum Ovale.

Esta enfermedad se origina durante tres ciclos vitales. En una primera etapa se puede producir en los recién nacidos, ya que tienen una predisposición a formar dermatitis en función de la hormona materna. Otro periodo importante es entre los 18 y los 40 años y, finalmente, reaparece un brote en el adulto mayor.

Sobre este mismo punto, esta afección es más frecuente en el otoño y el invierno. En estas estaciones hay humedad, por lo que las glándulas producen una mayor cantidad de seborrea que hace lucir el pelo más opaco y sin vida.

El estrés también afecta la producción de caspa. Cuando una persona está nerviosa libera adrenalina. Ésta actúa como aceleradora de todas las funciones del organismo, y por este motivo, logra que se alteren también las glándulas que producen seborrea.

¿Cuáles son los tratamientos?

Se debe utilizar un shampoo que sea de piritionato de zinc, de octopirox o de ketoconazol, cuyos componentes debilitan los hongos y le dan más brillo al cabello.

Para atenuar las consecuencias de este problema también es importante incorporar nuevos hábitos en la rutina diaria. En este sentido es importante disminuir el uso de productos químicos irritantes como el gel y la laca-, no mojar el pelo de forma permanente con el peinado y siempre secar bien la raíz. Asimismo, se debe tener una dieta balanceada.

Cada individuo debe limpiar su pelo de acuerdo a la etapa de la vida en la que se encuentre y al problema que presente en el cuero cabelludo. Cuando una persona tiene 15 o 18 años necesita un lavado más frecuente por las propias características de su pelo (incluso todos los días, si es necesario). Distinto es el caso de alguien con más de 50 años.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Dermatología.




Deja un comentario