Cómo convivir con perros y gatos en el hogar


Sin duda que las mascotas -perros y gatos en su mayoría- proporcionan alegría al hogar. Incluso, son vistas como un integrante más de la familia. Sin embargo, hay que poner cuidado en el contacto con estos animales, ya que los riesgos son altos si las condiciones no son las óptimas.

La transmisión de infecciones desde los animales a los humanos es conocida como zoonosis y puede ser por contacto directo o indirecto a través de deposiciones o secreciones. Otra de las formas más frecuentes de adquirir alguna de estas infecciones son los artrópodos, es decir, las pulgas, garrapatas, y otros.

Según el doctor Jaime Rodríguez, infectólogo de Clínica Alemana, las principales vías de contagio son el contacto directo, los rasguños y las heces de las mascotas.

El especialista explica que son múltiples y de diversos orígenes las enfermedades que pueden transmitir gatos y perros al hombre. Dentro de las patologías parasitarias se encuentra la toxocarosis humana, producida por el parásito toxocara (canis en el caso de los perros y catis en el de los gatos) que se transmite, generalmente, por la ingestión de huevos que se encuentran en las heces de los animales.

Las complicaciones que trae esta enfermedad al ser humano pueden ser de orden hepático, pulmonar y ocular.

Es por esto que hay que extremar los cuidados. Una de las recomendaciones es que si se saca al animal a dar un paseo a una plaza o a la calle hay que usar una bolsa para recoger las deposiciones. Es así como se evita que otras personas se expongan a tener contacto con este tipo de parásitos.
Dentro del hogar, la responsabilidad de recoger las heces de los animales debe recaer en un adulto. Junto con esto, los artículos de aseo -como escobas o palas- que se ocupen en esta tarea deben ser usados exclusivamente para ese fin.
Tal como explica el doctor Rodríguez, también existen las enfermedades relacionadas con los hongos que tienen las mascotas. Dentro de ellas, la tiña es una de las más frecuentes y que, generalmente, se transmite por medio de los gatos.

Para prevenir este tipo de patologías se debe tener especial atención en el pelaje del animal. Si éste presenta lesiones hay que evitar el contacto y consultar con un veterinario.

Dentro de las enfermedades producidas por bacterias, está la brucelosis, transmitida por la bacteria brucella, que se puede encontrar en la sangre u orina de los perros.

Aunque es poco frecuente, esta enfermedad trae consigo fiebre, dolores musculares y tos, por lo que hay que evitar el contacto con este tipo de secreciones.

El temido rasguño de gato
Una de las infecciones más temidas es el rasguño de gato. Al respecto, el doctor Rodríguez explica que “estos animales pueden transmitir esta enfermedad, producida por la bacteria bartonella henselae. En este caso el gato es sano y transmite la patología, que se caracteriza por fiebre y aparición de adenopatías”
El especialista explica que la única forma de prevención es evitar el arañazo, y en caso de que éste se produzca, lavar enérgicamente el lugar lesionado. Esta enfermedad también se transmite por las mordeduras.

Si las lesiones son muy profundas o presentan síntomas asociados -como fiebre o dolor de cabeza- hay que consultar a un especialista. En este caso se debe tener especial atención, ya que los síntomas se pueden presentar dos, e incluso tres semanas después de que se produce la lesión.

Generalmente, las defensas de los humanos permiten que el rasguño de gato no ocasione ningún síntoma. Sin embargo, hay quienes son más proclives a presentar complicaciones, como los niños, ancianos y personas inmunodeprimidas.

Los mejores amigos
El doctor Rodríguez señala que “las mascotas son muy recomendables para los niños, ya que generan respeto, sentimientos de apego y sentido de la responsabilidad”. Es por esto que es fundamental realizar un buen control veterinario de los perros y gatos, para vacunar y desparasitar.

Asimismo, el especialista advierte que hay que crear el hábito de lavar muy bien las manos después del contacto cercano con el animal. De esta forma, se eliminan muchos riesgos de contagio.

Recomendaciones:
Si bien es bueno dar tareas a los niños en el cuidado de la mascota, la responsabilidad del animal siempre debe recaer en un adulto.

Es importante enseñar a los menores a no ser bruscos con los animales. De esta forma, se evitan las mordeduras y los rasguños.

Otra de las prácticas que hay que evitar es besar en la boca a las mascotas.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario