Cómo prevenir el Shu


En los últimos años la hamburguesa se ha convertido en una de las comidas favoritas de los chilenos, ya que es sabrosa y fácil de cocinar. Sin embargo, en ocasiones una deficiente cocción o un mal manejo de este alimento pueden provocar el Síndrome Hemolitico Urémico, más conocido como SHU.

Se trata de una enfermedad grave y de baja frecuencia, que afecta principalmente a menores de cinco años. La causa más común es la bacteria Echerichia coli O157:H7 que se adquiere principalmente por la ingestión de carnes mal cocidas, sobre todo vacuno y porcino. Sin embargo, también se puede transmitir por el consumo de agua contaminada o por contacto con deposiciones de otras personas infectadas.

Si bien a veces es posible que no haya síntomas, hay casos en que se manifiesta con vómito y diarrea, que a veces sanguinolenta. En una semana la persona puede sentirse débil e irritable y presentar disminución significativa de orina. Además, como los glóbulos rojos sufren un proceso de destrucción (hemólisis), puede producirse palidez y anemia.

El doctor Arturo Ayala, nefrólogo de Clínica Alemana, sostiene que el diagnóstico se obtiene básicamente con exámenes de laboratorio que evidencian anemia hemolítica e insuficiencia renal aguda.

Como hasta el momento no existe un tratamiento para curar rápidamente esta enfermedad, sólo se efectúan procedimientos de soporte para compensar las alteraciones provocadas en la sangre y el riñón.

“Muchas veces también hay que hacer diálisis y plamaféresis, que consiste en remover el plasma dañado y reemplazarlo por otro fresco. De esta forma se eliminan compuestos responsables de la enfermedad”, explica el especialista.

Esta patología puede presentar complicaciones como insuficiencia renal aguda o crónica y, en los casos más graves, incluso la muerte. Sin embargo, estudios sostienen que parte importante de los pacientes que reciben tratamiento se recuperan. Se obtienen mejores resultados en los niños.

Consejos
De acuerdo con una publicación del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), algunas recomendaciones para prevenir esta enfermedad son:

– Separar alimentos crudos de cocidos.
– Lavarlos con agua clorinada, especialmente los vegetales crudos. Además, se deben limpiar bien las superficies donde éstos se elaboran.
– Refrigerar: el frío retarda el desarrollo bacteriano, especialmente en las épocas estivales, por lo que no se debe interrumpir la “cadena de frío”.
– Cocinar adecuadamente los alimentos. Las hamburguesas no deben tener jugo rosado (éste debe ser translucido). En el caso de los churrascos o bifes, cocinar bien las superficies externas (las dos caras), porque la contaminación es superficial.
– Consumir alimentos en lugares adecuadamente habilitados.
– Lavarse las manos cuidadosamente antes de preparar los alimentos y después de ir al baño.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Preguntas y Respuestas.




Deja un comentario