Consejos para prevenir enfermedades en las piscinas


Definitivamente no hay nada mejor que un chapuzón en agua fría para refrescarse, es por eso que en verano la piscina se transforma en uno de los principales atractivos, especialmente para lo niños, quienes esperan todo el año ansiosos que comience la temporada.

Además, esta alternativa permite recrearse sanamente y practicar la natación, un completo deporte altamente beneficioso en todas las etapas de la vida. Sin embargo, siempre es importante tener presente algunas recomendaciones generales para evitar que un día de piscina se transforme en una mala experiencia.

Además de los clásicos accidentes, existen otros factores que pueden poner en riesgo la salud, especialmente la de los más pequeños.

De acuerdo al doctor Raúl Corrales, pediatra y especialista broncopulmonar de Clínica Alemana, en términos generales no es recomendable que un niño permanezca tiempos muy prolongados en el agua, porque si se llega a enfriar puede contraer un resfrío, y si ya padece de alguna enfermedad respiratoria el riesgo de que empeore aumenta.

“Idealmente un menor no debería estar más de 15 minutos seguidos dentro del agua, máximo 30 si está realizando actividad física, ya que es necesario que entre un baño y otro recuperan su temperatura. Por eso es importante que los padres no los dejen sin atención porque los niños no tienen control del tiempo y pueden permanecer horas sin darse cuenta”.

Uno de los primeros signos de que ya es hora de salir del agua es cuando la piel comienza a tomar un tono morado, ya que indica vasoconstricción, que es una respuesta del organismo a las bajas temperaturas. En estas circunstancias disminuye la circulación y, en casos extremos, se puede producir incluso una hipotermia, es decir, descenso de la temperatura interna del cuerpo por debajo de los 35°C, lo que es altamente peligroso.

También hay que preocuparse de evitar infecciones en los oídos, otitis externa, que es una enfermedad bastante frecuente en el verano, debido al ingreso de gérmenes que están en el agua. Por eso se le denomina también “otitis del nadador”.
“Es aconsejable que los niños que tengan tendencia a sufrir otitis eviten sumergir la cabeza en el agua o usen tapones especiales para evitar que ésta ingrese al oído”, sostiene el doctor Corrales.

Otras enfermedades fáciles de contraer en piscinas son la gastroenteritis y los parásitos intestinales . Para prevenirlas es fundamental que el agua se encuentre en buenas condiciones higiénicas, es decir, con una adecuada mantención y la cantidad de cloro indicada para el volumen de líquido. De esta forma también se pueden evitar otras patologías como los hongos.

PARA EVITAR
QUEMADURAS SOLARES

– Evitar la exposición al sol, sobre todo en las horas peak (de 11:00 a 16:00 horas).

– Utilizar como mínimo un filtro solar sobre factor 30.

– Usar ropa de trama tupida.

– Colocarse anteojos y sombreros de por lo menos siete centímetros de ala.

En cuanto a la conveniencia de quedarse con el traje de baño mojado, el doctor Corrales explica que no debiera revestir mayor problema, dado que las telas actuales se secan rápidamente. Sin embargo, en el caso de las niñitas siempre es recomendable andar con más de una tenida de baño en el bolso, porque el exceso de humedad puede favorecer el desarrollo de infecciones urinarias.

Otro problema frecuente son los calambres,los cuales suelen presentarse después de una ingesta alimentaria. “Esto se produce porque la sangre se va al estómago para hacer la digestión y se produce una disminución de la circulación en las extremidades. A esto se suma que la natación o la actividad en el agua demanda mayor aporte de sangre, lo que finalmente produce un desbalance que predispone a un calambre”, explica el especialista.
Para evitar que esto suceda se recomienda no meterse al agua inmediatamente después de las comidas, sino esperar por lo menos una hora. Y en caso de que se produzca un calambre, hay que salirse rápidamente y masajear suavemente las extremidades.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Medicina Deportiva.




Deja un comentario