Crisis vocacional en jóvenes


Según un estudio del Ministerio de Educación del 2005, la tasa de deserción global en universidades privadas y tradicionales es de un 53,7%. Un tema que no deja indiferente a apoderados y académicos.

La mayoría de ellos vive este proceso como una crisis vocacional, es decir, un momento decisivo que tendrá consecuencias importantes.

El doctor Guillermo Gabler, psiquiatra de Clínica Alemana, explica que esto puede ocurrir en cualquier etapa de la vida. “Lo que pasa es que, generalmente, se da al entrar a la universidad, porque obligatoriamente al salir de cuarto medio hay que tomar una determinación sobre qué estudiar, y algunos jóvenes deciden en forma apresurada, entonces ingresan por primera vez a la universidad a estudiar carreras que no satisfacen sus aspiraciones”, afirma.

Esto se puede deber a inseguridad, a nivel personal, en las propias destrezas y habilidades, o a la falta de capacidad para tomar decisiones, lo que al salir del colegio es una realidad para todo estudiante.

Además, hay elementos que tienen que ver con el sistema educativo, ya que en muchos establecimientos educacionales no existe una verdadera preocupación por orientar a los alumnos a descubrir sus verdaderos intereses y habilidades. Asimismo, existe una enorme variedad de carreras, por lo que uno de los motivos puede ser la desinformación respecto a cada una.

Otra razón, son los puntajes de selección que exigen algunas universidades, lo que provoca que muchas veces los alumnos, al no alcanzar los resultados requeridos, elijan por ‘descarte’ dónde y en qué matricularse, y no porque verdaderamente lo deseen.
“Entonces cuando ya están en la universidad se sienten desmotivados y confundidos, ya que una cosa es entrar a estudiar una determinada carrera y darte cuenta de que no te gusta y prefieres otra, y una situación muy distinta es descubrir en la marcha que lo que se está estudiando no es lo que se esperaba, y no saber qué se quiere estudiar”, afirma el especialista.

Principales temores
El doctor Gabler explica que los principales miedos de quienes sufren una crisis vocacional son: la opinión de los padres; que la carrera elegida tenga socialmente menos estatus que la que se abandona y, por supuesto, hay una presión económica que no es menor.

Los padres son importantes, ya que ellos pueden entregar valiosos elementos para tomar una buena decisión. Es fundamental que los jóvenes demuestren estar haciendo esfuerzos por descubrir qué es lo que quieren hacer, cuáles son sus planes a futuro y cómo pretenden hacerlo con el fin de obtener el respaldo de su familia.

“Lamentablemente, la universidad es cara. Entonces cuando ocurre una deserción, los padres sienten que su hijo ha generado un gasto no menor para la economía familiar. Sin duda, es una situación para ponerse nervioso”, sostiene el psiquiatra.

¿Qué hacer?
El ideal es tratar de sentarse a conversar antes de que el hijo decida qué estudiar, para que lo haga sin la presión del medio.
El doctor Gabler explica que “lo más importante es conversar, ya que muchas veces las crisis se relacionan con un bajo rendimiento y debido a eso sienten que no tienen vocación”.

Agrega que si bien insertarse en el mundo de la educación superior puede resultar para muchos un hecho complejo, lo fundamental es saber definir cuáles son los reales intereses y cómo poder encauzarlos, asegura el especialista.
Razones de crisis vocacional

– Motivacionales
Carreras no están de acuerdo con lo que desean realizar, por lo que sus expectativas se ven opacadas.

– Rendimiento
Tienen problemas para entender ciertas materias, lo que hace que se desmotiven.

– Familiares
Aspiraciones de padres impulsan a los jóvenes a estudiar carreras que no desean, lo que afecta su motivación.

Califica este Artículo
5 / 5 (2 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




One Response to “Crisis vocacional en jóvenes”

  1. Zlatan Dice:

    Este artículo es la más pura y cruda realidad!!. Es la VERDAD personificada; agradecimientos a Guillermo Gabler porque ha dado en el mismisimo clavo y no puede tener más razón porque no la hay. Gracias, porque es lo que actualmente está pasando todos los años; uno NO ELIGE LO QUE LE GUSTARIA SER sino lo que INDIRECTAMENTE OTROS LE OBLIGAN A HACER y todo por esa presión del sistema que tenemos.


Deja un comentario