Derrames pleurales en la conectivopatías


Aunque el derrame pleural puede asociarse a diferentes enfermedades del tejido conjuntivo, suele ser excepcional salvo en las entidades que se comentan a continuación.
Artritis reumatoide. Puede aparecer en cualquier momento evolutivo de la enfermedad aunque, casi siempre, aparece después de varios años de artritis y nódulos reumatoideos subcutáneos. Es mucho más frecuente en varones El líquido es un exudado con bajo nivel de glucosa ( 700 UI/l), complemento bajo y factor reumatoide elevado (> 1:320) o, al menos, tan alto como el sérico. El líquido puede ser rico en colesterol y puede persistir durante meses. Desde el punto de vista citológico suele existir un predominio mononuclear, aunque durante las primeras semanas el predominio suele ser polimorfonuclear. Existen tres rasgos citológicos distintivos: 1) presencia de macrófagos delgados y alargados, 2) células gigantes redondeadas y multinucleadas y 3) fondo con abundantes restos necróticos. La biopsia percutánea suele ser inespecífica y no está indicada inicialmente. En raras ocasiones puede evidenciar un nódulo reumatoideo.
Lupus eritematoso sistémico. Es la conectivopatía que con mayor frecuencia presenta derrame pleural. Es más frecuente en mujeres y puede aparecer a cualquier edad. En ocasiones, puede ser la primera manifestación de la enfermedad. El derrame suele ser de pequeña cuantía. No cumple ninguno de los criterios bioquímicos descritos en la artritis reumatoide. Un título de ANA 1:320 en el líquido pleural es muy sugerente. Sin embargo, un número importante de derrames pleurales relacionados a esta enfermedad no cumplen este criterio. La biopsia pleural no aporta datos diagnósticos aunque algunos autores han demostrado cierta utilidad en estudios con inmunofluorescencia de la misma. No precisa drenaje y su tratamiento es el mismo que el de la enfermedad de base.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario