Diagnóstico antenatal de la sífilis congénita: Un gran avance para la salud


Durante el embarazo, una madre infectada con sífilis puede transmitir esta patología a su hijo. Es por eso que el diagnóstico antenatal de esta enfermedad, mediante la técnica de reacción de la polimerasa en cadena o PCR, es un gran avance que permite precisar el diagnóstico.

La sífilis congénita ha disminuido en los últimos años, gracias al programa nacional, que incluye dos exámenes de VDRL, en el primer y tercer trimestre de embarazo.

Si bien estas pruebas se aplican a todas las mujeres que esperan un hijo, pueden conducir a error, pues existen falsos positivos. Esto genera excesos de tratamiento.

La dificultad diagnóstica reside en que el agente infeccioso que causa esta patología, el Treponema Pallidum, aún no se logra cultivar fuera de un organismo vivo. Así, las pruebas específicas usadas en la actualidad pueden ser inexactas.

El doctor Masami Yamamoto, ginecólogo de Clínica Alemana, explica que los test aplicados a todas las mujeres embarazadas dependen de demostraciones indirectas de la existencia de la bacteria, como los anticuerpos maternos contra la sífilis.
“El problema con estas reacciones inmunológicas es que, muchas veces, son inespecíficas y se pueden desarrollar en pacientes que no tienen la bacteria. También pueden persistir en el tiempo, a pesar de que la bacteria ya haya sido tratada”, señala el especialista. Es por esto que se generan problemas de diagnóstico importantes.

La técnica de PCR es un test genético que permite detectar virus o bacterias en cualquier organismo vivo mediante la detección del DNA propio de la bacteria. Se puede realizar en el recién nacido y en algunos casos particulares, en el líquido amniótico, para confirmar o descartar que el feto se haya infectado.

Si efectivamente se encuentra la presencia de sífilis en el feto, se comienza un tratamiento que consiste en aplicar penicilina intramuscular a la madre. Esto tiene una alta efectividad y no es complejo de realizar.

Lo que se puede evitar
El tratamiento precoz de la sífilis congénita permite disminuir las complicaciones a largo plazo para el niño. Éstas pueden ser trastornos en la osificación, una dentición alterada, anomalías cardiacas y alteraciones en el sistema nervioso central.

Además, si esta enfermedad se presenta en el primer o segundo trimestre del embarazo, las consecuencias pueden ser un aborto, parto prematuro o muerte fetal.
Si bien la frecuencia de aparición es baja, la condición materna de sospecha de la enfermedad se da con frecuencia. El doctor Yamamoto advierte que por la severidad de las consecuencias, es una patología que no debe dejarse de diagnosticar en el embarazo, tal como lo recomienda el Ministerio de Salud.

“No debe pensarse que una mujer no está infectada por estar asintomática, pues el primer signo de infección -una úlcera genital-, no es doloroso y puede pasar inadvertido”, señala el especialista.

Por último, por tratarse de una enfermedad de transmisión sexual, hay que tener claro que el cuidado de los hábitos sexuales es de primera importancia para prevenir la ocurrencia de esta patología.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario