Diagnostico de las Enfermedades del mediastino


En el diagnóstico de las enfermedades mediastínicas tienen especial relevancia las técnicas de imagen. La radiografía simple de tórax pósteroanterior y lateral es el primer medio a utilizar y que orienta de forma inicial hacia el tipo de enfermedad. La tomografía axial computarizada (TAC) y resonancia nuclear magnética (RNM) son medios que orientan mucho más sobre la naturaleza de la lesión, sus relaciones anatómicas y la presencia de afectación regional o a distancia. Tienen también utilidad para realizar los medios que darán el diagnóstico histológico y que siempre son necesarios: punción transtorácica, mediastinoscopia, mediastinotomía anterior y videotoracosco-pia. Cada uno de ellos tendrá su mejor indicación en función de la localización de la lesión. Cuando la sospecha recae sobre una lesión vascular, la biopsia está contraindicada y deberá utilizarse un medio diagnóstico por imagen con contraste (angiografía).
La analítica general y el hemograma pueden ser muy inespecíficos, salvo en casos de tumores linfoproliferativos, hiperparatiroidismo (alteraciones metabólicas del calcio y el fósforo). Otras alteraciones analíticas más específicas son las que se pueden detectar en el paraganglioma (elevación de catecolaminas y sus metabolitos como el ácido vanilmandélico) o en tumores de células germinales (alfa-fetoproteina, beta-gonadotrofina coriónica).

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario