Diagnóstico del empiema pleural


El mismo se basa en la valoración de los datos clínicos, analíticos, radiológicos y su confirmación mediante punción del espacio pleural y análisis bioquímico o bacteriológico

En la analítica general no se suelen hallar datos específicos. La presencia de leucocitosis y desviación izquierda del recuento celular es habitual, así como la elevación de la VSG.

La radiografía simple de tórax es de gran importancia. En ella pueden visualizarse imágenes de derrame pleural, que serán de configuración atípica en casos de derrame complicado o empiema pleural Es característica la situación posterior del líquido por lo que son importantes las proyecciones laterales. La ecografía tiene un papel muy relevante para confirmar la presencia del derrame, detectar loculaciones y localizar las zonas mejores para realizar el drenaje. La TAC permite, además, detectar mejor los signos de atrapamiento pulmonar y diferenciar un absceso pulmonar de un empiema pleural Es conveniente realizarla cuando se plantee una toracotomía.

Diagnóstico del empiema pleural Exámenes y Equipo Médico

El análisis bioquímico y microbiológico del líquido pleural constituye la prueba más importante para el diagnóstico de certeza de la entidad. La presencia de un líquido de aspecto purulento confirma, por sí mismo, el diagnóstico y ya no debe realizarse el analísis bioquímico. La fetidez del mismo es característica de la existencia de anaerobios o Escherichia coli.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Exámenes y Equipo Médico.




Deja un comentario