Dientes supernumerarios: Piezas de más


Dicen que el “cuerpo es muy sabio”, pero no exacto, ya que su conformación depende de la información hereditaria con que se nazca y a veces da sorpresas.

Una de éstas es la existencia de los dientes supernumerarios que, como su nombre lo indica, es un número excesivo de dientes en relación a lo normal, y se presenta entre el 0,3 y 3,8% de la población.

Estas piezas dentarias son hallazgos radiográficos, detectados en estudios que generalmente se realizan entre los ocho y nueve años, periodo en que los dientes definitivos comienzan a erupcionar.

María Angélica Sancho, odontóloga de Clínica Alemana, señala que existen diversos tipos de dientes supernumerarios, como los incisivos, premolares y mesiodens, siendo éstos últimos los más comunes. Generalmente, se encuentran en la línea media del maxilar superior y dentro del hueso, por eso su denominación.

El curso de estos dientes adopta dos formas. Mientras algunos se quedan retenidos, otros erupcionan por el paladar, ya sea por la fuerza de gravedad o porque se encuentran en el mismo eje del diente definitivo. También hay casos de mesiodens que crecen mirando hacia la nariz, por lo que nunca erupcionan y hay que controlarlos periódicamente.

La odontóloga señala que “su morfología se asemeja a un cono o grano de arroz, claro que más grande, aunque pequeño si se compara con las piezas dentales normales. Sin embargo, se han encontrado algunos que son idénticos a los dientes normales definitivos, y ahí hay un gran problema”.
Esta complicación reside en que los especialistas tienen que elegir cuál de estas piezas dejar, ya que generalmente hace falta espacio, lo que impide el calce con los demás dientes.

“La decisión dependerá de un estudio acabado donde las radiografías dentales serán de gran ayuda, ya que existen personas que no se dan cuenta que tienen un supernumerario”, señala la especialista.

La cirugía
Según el cirujano máxilo facial de Clínica Alemana, doctor Enrique Pérez, es muy importante someterse a esta intervención a tiempo, para evitar mayores complicaciones en la dentadura definitiva.

Para ello, se realiza un estudio previo a través de diversos exámenes como radiografías o dentascan, si es necesario. “También es importante conocer al paciente para dilucidar qué anestesia se utilizará, tomando en cuenta la edad y el grado de complejidad de la intervención”, señala el especialista.

El tipo de procedimiento dependerá de la posición del supernumerario. Como estos dientes generalmente aparecen en el palatino, su extracción se realiza a través del paladar.

En estos casos se sugiere el uso de una “placa palatina” para proteger el abordaje de la intervención. Ésta evita problemas postoperatorios como edemas o hematomas y contribuye a que el tejido desprendido se adhiera con mayor facilidad. Normalmente su uso comienza días antes de la intervención para que el paciente se acostumbre.

Asimismo, los cuidados postoperatorios son similares a los de otros procedimientos quirúrgicos. En caso de dolor se utilizan analgésicos y antiinflamatorios. El reposo dependerá de la magnitud del problema.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Odontología.




Deja un comentario