Donar piel puede salvar vidas


Al cubrir completamente el cuerpo humano, la piel es su órgano más grande. Cumple una tarea fundamental, dado que es la barrera protectora que aísla al organismo del medio, conservando su integridad y protegiéndolo del ingreso de gérmenes. Además, este vasto tejido regula la temperatura corporal, evita la pérdida de agua, y permite la comunicación con el entorno, dado que otorga la sensibilidad, mediante el sentido del tacto, y la capacidad para percibir el frío y el calor.

Es por eso que cuando una porción importante de piel se pierde o daña, como en casos de quemaduras graves, es urgente reemplazarla. Para ello se requiere de tejidos biológicos garantizadamente estériles, como piel humana de donantes o membrana amniótica (capa que envuelve al feto), conocidos como homoinjertos, o piel de cerdo (heteroinjerto). En los últimos años se ha desarrollado también piel sintética, pero los resultados no son tan efectivos como con piel original.

El doctor Mario Hitschfeld, cirujano plástico de Clínica Alemana y secretario general de la Federación Latinoamericana de Quemaduras, explica que el homoinjerto y heteroinjerto normalmente son transitorios, dado que aproximadamente a los 20 días el paciente comienza a rechazar parte de esta nueva piel. Por lo tanto, su fin es básicamente cubrir las heridas y combatir la infección mientras el estado general de la persona mejora. Luego, una vez que se estabiliza, se obtiene piel del mismo paciente y se injerta en las zonas lesionadas (autoinjerto).

“La piel humana es un sustituto temporal insuperable en casos de pacientes gravemente accidentados con heridas dislacerantes o quemaduras de gran superficie, ya que les ayuda a recuperar su sistema fisiológico, a la espera de poder ser intervenido quirúrgicamente con su propia piel”, sostiene.

Donación deficiente
El principal problema para salvar la vida de personas gravemente quemadas es contar con el número suficiente de donantes para disponer de la piel que se requiere, debido a una serie de aprensiones que existen en la población sobre la donación. Un ejemplo es que durante todo 2006 sólo hubo 11 homoinjertos procurados y procesados, según los datos entregados por el Banco de Tejidos de la Comisión Chilena de Energía Nuclear.
En Chile, es la Corporación Nacional de Fomento de Trasplantes la encargada de hacer el contacto con los médicos y familiares de pacientes que presenten el diagnóstico de muerte cerebral que puedan ser potenciales donantes, para solicitarles la donación de órganos y tejidos.

“En general, la donación de piel es muy escasa en nuestro país, es realmente insuficiente para las necesidades. Sin embargo, muy lentamente estamos observando una mayor conciencia social y, de forma paulatina, las personas se están dando cuenta que este acto de generosidad puede salvar otras vidas”, explica.

Esto permite implementar bancos de tejidos, donde se procesa y almacena la piel donada, de manera de poder recurrir a ella rápidamente cuando se presente alguien que lo necesite.

¿Cómo se obtiene la piel?
A diferencia de lo que se puede creer, la donación no consiste en dar toda la piel, si no sólo la capa más superficial, de no más de 200 micrones de espesor. Se extrae de la espalda, muslos y piernas del donante y luego se vendan las zonas intervenidas.

En Chile, la piel donada es enviada al Laboratorio de Procesamiento de Tejidos Biológicos de la Comisión Chilena de Energía Nuclear, donde pasa por distintas etapas de procesamiento, conforme a las normas establecidas por la Organización Internacional de Energía Atómica (O. I. E. A.). Estas etapas son recepción y aprobación; lavados y cortes; proceso de conservación (criopreservación o liofilización); empaque e identificación; controles microbiológicos, irradiación, control de calidad, liberación y despacho.
La etapa de esterilización del tejido se efectúa con rayos gamma, en un irradiador de Cobalto 60, lo que garantiza la utilidad del tejido por cinco años. Una de las grandes ventajas es que se esteriliza en el envase final, sin producirse alza de temperatura, tampoco es tóxico ni deja residuos. Finalmente, la garantía estadística de esterilidad es equivalente a cualquier instrumento o elemento que se requiera en cirugía (1 x 800.000).

“Con propiedad, podemos decir que la donación e implante de piel es una forma de salvar la vida de la persona, para luego preocuparnos de la función y proseguir con los aspectos estéticos. Sin donante, no hay trasplante”, asegura el especialista.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Dermatología.




Deja un comentario