Dr. Bach de las flores de bach y su entorno


Estudió Medicina en la cercana universidad de Birmingham, se recibiò en 1912 y realizó su práctica clínica en Londres. Los primeros años de trabajo estuvieron caracterizados por un gran entusiasmo y por el deseo de experimentar caminos nuevos en la sanación. El niño curioso y reflexivo se había vuelto un adulto que seguía observando el mundo y haciéndose mil preguntas, sin desalentarse, aún cuando no encontraba las respuestas.

Bach estaba decepcionado de los tratamientos convencionales que no mejoraban del todo a los pacientes. Ingresó como bacteriólogo en el Hospital Universitario, buscando en esta disciplina una respuesta a sus inquietudes.Descubrió la radical importancia de las bacterias intestinales presentes en los enfermos crónicos, observando que su número era mucho mayor que en los sanos. Descubrió una vacuna que se inyectaba en el caudal sanguíneo de los pacientes con resultados espectaculares; sin embargo, las reacciones dolorosas que experimentaban, así como la inflamación que se producía, le llevó primero a variar la frecuencia de las dosis y luego, a seguir investigando.

Estas vacunas revolucionaron los tratamientos de la época y de la Escuela Homeopática. La salud de Edward Bach estaba débil y en 1914 ya no lo reclutaron para la guerra, pero quedó a cargo de cuatrocientas camas en el Hospital Universitario.

Entre 1915 y 1916 fue nombrado director de bacteriología en el Hospital Médico. Todo este tiempo estuvo sintiendola llamada de la naturaleza, la necesidad del contacto con sus bosques y los ríos que tanto amaba, de la mágica tierra de Gales.

En julio de 1917 tuvo que ser operado con urgencia, pues padeció una grave hemorragia que hizo temer por su vida. Bach estuvo inconsciente durante varios días y según citan textualmente sus biógrafos le diagnosticaron una grave enfermedad de difícil definición que se «removía» dentro de él. Sufrió indecibles dolores en una agonía que duró varios meses; pensando siempre que necesitaba más tiempo para vivir y ayudar a los que sufrían. Apenas pudo acudir al laboratorio del hospital siguió investigando, pues sus colegas le anunciaron que sólo le restaban tres meses de vida.

Entre 1919 y 1922 prosigue sus estudios basándose en el tratado de homeopatía de Hahnemann, analizando las coincidencias entre este método y sus ideas de tratar al paciente y no a la enfermedad, viendo que son los síntomas mentales lo importante. Pasó a usar sus vacunas por vía oral y tuvo el primer contacto con la doctrina de Hahnemann cuyo libro “Organon del arte de curar” escrito cien años antes de su nacimiento, dejó una huella irreversible en su carrera de médico. El por entonces insatisfecho Bach con la medicina tradicional, dió por fin con las razones que buscaba a propósito de la enfermedad, sus orígenes y los métodos curativos. La idea de curar guiándose más por los síntomas mentales que por los físicos lo llevó a profundizar en la filosofía de Hahnemann. Fue más lejos aún. Investiga también los nuevos enfoques curativos de la antroposofía, la medicina ayurvédica y la inmunología ampliando sus conocimientos con apreciaciones de las que se sirve para su investigación a propósito de las bacterias intestinales y las enfermedades observadas.

Su celebridad como médico y su fama de calidad humana iban en aumento. Observaba a las personas que le rodeaban en comidas a las que era invitado, estableciendo tipos o familias por comportamientos exteriores, tales como la manera de hablar o moverse, pensando que entre ellos formaban grupos o categorías que responderían de igual forma ante los tratamientos para diversas enfermedades.

En septiembre de 1928 se decidió finalmente a viajar al país de Gales, buscando en la naturaleza que tanto amaba los remedios procedentes de los árboles y las plantas, pues intuía que encontraría similares condiciones de vibración que lo encontrado en sus vacunas. Buscó los remedios para los estados emocionales que le aquejaban, y encontró la impatiens y el mímulo, cerca de la ladera de una montaña. Más tarde halló la clematis, y los tres fueron acordes con su miedo, su prisa o sus sueños.

En febrero de 1930 publica su trabajo “El mundo Homeopático y Algunos Nuevos Remedios y su Utilización”. Sabía que en plantas y árboles estaba la sustitución de los preparados de bacterias por unos nuevos remedios. En este mismo año había tomado la decisión de dejar Londres y adentrarse en los bosques que siempre había añorado; para este hombre la naturaleza significaba mucho más de lo que podemos imaginar. Se despidió de sus amigos y fue descubriendo su gran sensibilidad para las plantas.

A los 43 años siguió por fin los dictados de su sabiduría interior y partió rejuvenecido y lleno de alegría, olvidando la maleta en la que llevaba sus útiles de laboratorio y cargando sólo con la ropa y zapatos que serían en realidad sus instrumentos para la tarea de investigación.

Sus posteriores obras son : “Libérate”, “Los Doce Curadores” y “Los siete auxiliares”
Con “Los Doce Curadores y Otros Remedios” completa su obra de vida. En este útlimo libro anuncia los treinta y ocho estados mentales anímicos e instruye acerca del arte de curar por medio de las flores, al alcance de todas las personas.

Este libro fue escrito con claridad y simpleza para que pudiese ser comprendido por todas las personas sin distinción de formación o nivel académico. Dijo que aquel libro era el resumen de toda su vida y que estaba destinado a todas las personas de sensibilidad y gran corazón.

Las personas que lo acompañaron fueron testigos de sus inmensos esfuerzos en pos del bien de la humanidad, y de su amor y disciplina movidos únicamente por su genuina vocación de servicio. El enorme desgaste físico sufrido ante cada descubrimiento (él mismo era el primer sujeto de prueba de sus descubrimientos, intuiciones y sospechas) terminaron por quebrar su salud.

Nora Weeks, fue su gran colaboradora y quien se encargó de dar continuidad al trabajo de Bach. Otros colaboradores clave fueron: Víctor Bullen y el doctor Wheeler a quienes Bach se ocupó de entrenar para curar y divulgar estos conocimientos, quienes siguiendo expresos deseos de Bach se encargaron de difundir sus enseñanzas en forma clara y haciéndolas accesibles a todas las personas.

Más información Terapia con flores de bach o Terapia con flores de bach para niños.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Terapia con Flores de Bach.




Deja un comentario