Ejercicio: Un gran aliado del corazón femenino


Está comprobado que la actividad física cumple un rol fundamental en el control de los factores de riesgo cardiovascular, como la obesidad, diabetes, alteración de los niveles de colesterol e hipertensión. Por lo tanto, es una de las principales armas que existen para combatir el progresivo aumento de este tipo de patologías, que en Chile son la principal causa de muerte tanto en hombres como en mujeres, aunque ellas no están muy conscientes de este fenómeno.

Con el fin de fomentar la prevención, cada vez son más las campañas a nivel mundial que buscan proteger el corazón femenino para disminuir el alto número de víctimas, dado que de los 16,5 millones de personas que fallecen cada año en el mundo por estas enfermedades, 8,6 millones son mujeres, y los ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares cobran entre ellas dos veces más vidas que todos los cánceres femeninos juntos, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El doctor Rodrigo Ibáñez, a cargo del Programa de Rehabilitación Cardiaca de Clínica Alemana, explica que el ejercicio, no sólo es útil para prevenir el desarrollo de una cardiopatía, si no que también ayuda a la rehabilitación de quienes han sido víctimas de una enfermedad cardiovascular, debido a que aumenta la capacidad física y alivia los síntomas; reduce entre un 25 y 30% la mortalidad total y cardiovascular a tres años, y mejora la función del músculo cardiaco después de un evento de este tipo.

– ¿Existen ejercicios más recomendables para las mujeres, ya sea para prevenir o para rehabilitarse de un evento cardiaco?
Se recomienda poner un mayor énfasis en el fortalecimiento (realizar pesas) y elongación muscular, para lograr una mejor tolerancia al ejercicio aeróbico (caminar y andar en bicicleta). Además, se ha demostrado que ciertos ejercicios isométricos (pesas) ayudan a prevenir y controlar la osteoporosis. Otro aspecto relevante que se debe considerar es enfocar el ejercicio a la mantención de un peso adecuado.

– Antes de iniciar un programa de ejercicios en mujeres con patologías cardiovasculares, ¿qué aspectos deben considerarse?
Las mujeres tienen una estructura muscular diferente a la de los hombres, por lo que disponen de una menor capacidad máxima aeróbica (nivel máximo de ejercicio que puede realizar una persona). Además, por lo general, se encuentran más desacondicionadas, pues realizan ejercicios con menor frecuencia y tienden a acumular progresivamente mayor peso después de los embarazos. Es por esto que el enfoque en rehabilitación está orientado a un mayor fortalecimiento muscular y a una progresión más lenta en la duración y la intensidad del ejercicio.
– ¿Hay actividades físicas o deportes que una mujer con problemas cardiovasculares debe evitar?
Lo recomendable, al igual que en los hombres, es no realizar ejercicios esporádicos -como los “deportistas de fin de semana”- y de intensidades altas -como tenis, fútbol o levantamiento de pesas- sin antes haber realizado un adecuado entrenamiento cardiovascular, pues es en estas circunstancias cuando ocurren eventos cardiovasculares inesperados.

Para las mujeres que han sufrido un evento cardiovascular reciente, lo más apropiado es iniciar un programa de ejercicios monitorizados con el objetivo de recuperar la capacidad física y lograr una reinserción laboral y social precoz. Después pueden mantener su condición cardiovascular realizando al menos 30 minutos de ejercicios aeróbicos de moderada intensidad -como caminata o bicicleta- todos los días o al menos tres veces por semana.

– De acuerdo a la experiencia obtenida en el Programa de Rehabilitación Cardiaca, ¿cuál es la disposición de las mujeres para iniciar una rutina de ejercicios?
Habitualmente, existe una mayor resistencia por parte de ellas a iniciar un programa de ejercicios cardiovasculares, debido a que, en la mayoría de los casos, no han realizado actividad física en su vida cotidiana. Luego, a medida que avanzan en el Programa de Rehabilitación Cardiaca y van obteniendo logros en capacidad física y calidad de vida, todas quieren mantenerse en nuestro gimnasio.

En términos generales, ¿cómo han sido los resultados?
Muy satisfactorios. Tenemos una gran adherencia y permanencia en el Programa. Las encuestas que hemos realizado revelan una gran satisfacción y mejoría en la calidad de vida de nuestros pacientes, quienes han logrado un progreso significativo en su capacidad física con incrementos tan importantes como los demostrados por otras terapias cardiovasculares, como el uso de medicamentos y cirugías. Estos beneficios son independientes del sexo y del nivel de riesgo cardiovascular.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario