El cara y sello del chat


Según los últimos estudios, el 25% de los niños mayores de cinco años utiliza el chat como medio de comunicación. Ante esta nueva realidad, muchos padres se preguntan cuáles son las ventajas y desventajas de esta nueva herramienta.

El chat es un programa en el cual los asiduos a Internet pueden entablar conversaciones con personas de todo el mundo. Se estila que el ingreso a estos grupos, se haga a través de un “nick”, el cual reemplaza la verdadera identidad de la persona.

Conocido como “tierra de nadie”, es un mundo donde los jóvenes no tienen límites para conversar, por lo que no miden lo que van a decir ni cómo lo dirán.

Una de las ventajas de esta herramienta es que se abre una ventana de comunicación, donde en muchas ocasiones se da lugar a nuevos espacios de conciencia, es decir, a relacionarse con personas de distintos países y culturas. “Esa oportunidad entrega una visión universal de la manera de cómo nos relacionamos y permite trascender espacios que físicamente son complicados. No es lo mismo hablar con un amigo de Estados Unidos o Japón.

El cara y sello del chat Consejos para Mamá

Hoy, resulta importante estar conectado a Internet, porque en términos emocionales, genera compañía y otorga la posibilidad de “sentirse ocupado”. Esta realidad se acentúa en los jóvenes que buscan una forma de relacionarse con el mundo.

En esta etapa de la vida, el juicio de los demás es de suma importancia. Existe un grupo de personas que ocupa el chat como una forma de explorar su manera de comunicarse con los demás. A partir de este conocimiento el joven ya no se fija en él solamente, sino también en los que lo rodean.

No todo lo que brilla es oro

Pese a los beneficios que este medio puede traer, los especialistas coinciden en que se trata de una “arma de doble filo”. Esto debido a que una de las grandes desventajas de este tipo de comunicación es la pérdida de los otros sentidos.

De esta forma, disminuye la capacidad de emoción e incluso la posibilidad de sentir o ver físicamente al otro. “El vínculo que se establece carece de una relación cara a cara, lo que permite una manera de emocionarse distinta. Los jóvenes expresan, en muchas ocasiones lo que sienten sin buscar el feedback de la otra persona”, señala Loreto Focacci.

En muchas ocasiones lo que se muestra es la ilusión de lo que quiero ver en el otro, y al no tener contacto con ese ser integral, el adolescente puede desilusionarse al ver que éste no cumple con los requisitos que esperaba. En ese momento, el afectado siente una agresión y una falta de reconocimiento de sí mismo.

Mano firme

Más de la mitad de los niños que usa el chat lo hace solo, sin supervisión de los padres, lo que supone la inexistencia de restricción respecto de la información a la que está expuesto.

Esta situación puede traer consecuencias ya que los adolescentes están viviendo la etapa de construcción de identidad y ésta puede ser trastocada con imágenes que no corresponden.

Por este motivo, es importante que los padres jueguen un rol de mediador a la hora de “chatear”, estableciendo horarios que deben ser respetados, de modo de que esta actividad no se convierta en una amenaza.

Cuando se es adolescente se comienza a explorar un mundo desconocido, que se plasma en una posibilidad de comunicación diferente. El tipo de relación que se establezca en el chat dependerá de los factores externos que rodeen al joven, de su personalidad y de los valores entregados en el hogar.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario