El descubrimiento que cambió el tratamiento de la úlcera


Antes los enfermos de úlcera péptica debían seguir una dieta estricta y resignarse a vivir con ese insistente malestar hasta el fin de sus días. Sin embargo, hace un par de décadas el manejo de esta enfermedad sufrió un giro radical, ya que se descubrió que la gran mayoría de los casos se debía a una bacteria llamada Helicobacter pylori.

Este agente infeccioso, que se transmite por contacto interpersonal, puede debilitar la mucosa protectora del tracto gastrointestinal, lo que permite que el ácido y la misma bacteria dañen los sensibles revestimientos internos y originen una úlcera péptica, que se denomina duodenal si se ubica en la primera porción del intestino delgado (duodeno) y gástrica si está en el estómago.

Aunque esta bacteria es bastante común, la mayoría de los infectados no desencadenan síntomas relacionados con la infección.

Según un artículo de la Revista Chilena de Nutrición publicado en diciembre del año pasado, estudios epidemiológicos han mostrado que la colonización por Helicobacter pylori es más frecuente en países en desarrollo. También sostiene que en Chile el 35% de los niños de 4 años, el 60% de los adolescentes y más del 80% de los adultos de nivel socio-económico bajo son colonizados por este patógeno.

El doctor Eduardo Ríos, gastroenterólogo de Clínica Alemana, explica que las investigaciones han demostrado que el Helicobacter pylori produce alrededor del 80% de las úlceras duodenales y el 60% de las gástricas, y agrega que en el origen de estas últimas también juegan un papel importante los antiinflamatorios no esteroidales.

Además, si una persona tiene antecedentes familiares de úlceras o tiene sangre tipo O, presenta mayor probabilidad de tener esta enfermedad. En cuanto a la influencia del estrés en el desarrollo de la úlcera, el especialista explica que no hay estudios que establezcan una relación entre ambos fenómenos.

Tratamientos actuales
“Hasta hace un par de décadas atrás la dieta jugaba un rol fundamental en el tratamiento de estos enfermos, sin embargo desde que se descubrió que el principal responsable es el Helicobacter pylori, esto cambió. Actualmente con los medicamentos que se han desarrollado para erradicar esta bacteria, el régimen alimentario pasó a segundo lugar”, sostiene el gastroenterólogo.
Actualmente, el diagnóstico de la úlcera péptica se realiza con una endoscopía. Este examen permite ver dónde se ubica la lesión y determinar, a través test de ureasa, si está o no presente la Helicobacter pylori. Si los resultados son positivos la infección se trata por 10 a 15 días con antibióticos, los que se complementan con un bloqueador de bombas de protones para evitar la secreción de ácido clorhídrico. Si no se encuentra la bacteria, sólo se indica este último fármaco.

¿De qué manera una dieta adecuada contribuye al tratamiento?
Aunque ya no es lo principal, es aconsejable complementar la terapia farmacológica con algunas medidas básicas de alimentación.

En primer lugar, hay que tratar de comer en forma fraccionada, es decir respetar el desayuno, almuerzo, once y cena. No se debe estar demasiado tiempo con el estómago vacío ni consumir grandes cantidades en una misma comida. También hay que evitar irritantes como ají, aliños y café. Tampoco son recomendables los alimentos muy duros o con grasa, porque esta sustancia retarda el vaciamiento gástrico. Pero sin duda, lo más importante es erradicar el cigarrillo y el consumo de alcohol de alta graduación.

Aunque no se conocen las razones, hay ocasiones en que la úlcera puede desaparecer espontáneamente. También hay casos en que surgen complicaciones que incluso pueden requerir cirugía, como es el caso de las hemorragias y de la estenosis pilórica, estrechamiento de una parte del estómago que obliga al enfermo a vomitar todo lo que ingiere.

Por último, es importante destacar que de acuerdo con el doctor Ríos la úlcera péptica no es un factor de riesgo en el desarrollo del cáncer gástrico.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario