El sueño del abdomen perfecto


Muchos hombres y mujeres desearían tener un abdomen liso y esculpido. Esto, por supuesto, no es fácil de obtener. Pero no hay por qué preocuparse, ya que hoy la cirugía plástica ofrece distintas alternativas para corregir y modelar esta conflictiva zona del cuerpo.

El cirujano plástico de Clínica Alemana Jaime Cruz explica que hay dos grandes alternativas para corregir esos excesos en el abdomen: la liposucción y la lipectomía.

Precisa que la primera “consiste en aspirar el exceso de grasa (subcutánea) mediante una cánula con una máquina de vacío”, de manera de modelar el abdomen. Con esta cánula o tubo hueco de punta roma el especialista realiza distintas incisiones para eliminar los diferentes depósitos grasos del cuerpo.

Una vez finalizado el procedimiento, se coloca una faja elástica a la persona, que deberá utilizar por un mes. Esto se complementa con una sesión de ultrasonido, para eliminar algunas pequeñas irregularidades que puedan quedar tras la operación.

La intervención está indicada para personas con un exceso discreto de grasa, vale decir, con una obesidad moderada. Y aunque ya pueden recurrir a ella mujeres desde los 14 años y varones con más de 17, la mayoría de las consultas proviene de aquéllas que han engordado tras cumplir la mayoría edad y de mamás que quieren perder el exceso de grasa que obtuvieron durante el embarazo, especialmente en la cintura y caderas.

Los resultados de esta intervención son visibles a un mes de transcurrido el procedimiento.

La lipectomía abdominal
Cuando hay un exceso mayor de grasa y piel en el abdomen ya no es suficiente una liposucción y debe recurrirse a un procedimiento más complejo llamado lipectomía, intervención en la que se remueve este material sobrante y se tensa la musculatura de la zona.
El doctor Jaime Cruz señala que “esta cirugía es mayor que la otra e implica sacar una “tajada” de piel de la parte baja del abdomen, entre el ombligo y el pubis. Luego de este procedimiento el paciente debe quedar tres o cuatro días hospitalizado”.

A juicio del especialista, esta intervención es recomendable para mujeres que hayan terminado su periodo reproductivo -ya que el aumento de volumen abdominal asociado al embarazo puede anular sus logros- y para adultos que tengan exceso de piel y grasa, lo que técnicamente se denomina “delantal abdominal”.

La lipectomía puede ir acompañada de una liposucción de los flancos o lados del abdomen.

El cirujano plástico advierte que antes de someterse a un procedimiento de este tipo, el paciente debe tener en cuenta que quedará con una cicatriz en la parte baja del abdomen. “Las complicaciones de este procedimiento, que afortunadamente son poco frecuentes, van desde hematomas y muy ocasionalmente pequeñas pérdidas de piel”, dice.

Quienes se sometan a esta cirugía deben tener un reposo relativo de al menos tres semanas y utilizar una faja durante un mes.

No obstante, al consultar se debe tener en cuenta que será el cirujano plástico y no el paciente el que evaluará la gravedad del exceso de grasa y determinará cuál de las dos intervenciones corresponde aplicar.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Preguntas y Respuestas.




Deja un comentario