Embarazo adolescente:Jugando a ser madre


La adolescencia, el paso entre la infancia y la adultez. Este periodo de tiempo, que comienza a los once años y se extiende hasta los 17, es definido como el momento en el cual los jóvenes buscan y construyen su identidad, así como asumen también diversos cambios corporales.

En la actualidad, estas señales establecen claras diferencias físicas entre un niño y un adolescente. Según el doctor Ricardo von Mühlenbrock, ginecólogo jefe de la Unidad de Medicina Materno Fetal de Clínica Alemana, en el desarrollo de la mujer son fundamentales los caracteres sexuales. “Al inicio de la adolescencia, en las niñitas comienza a aparecer vello puviano, a desarrollarse más la vulva, la vagina y el útero, lo que sucede, en promedio, a los doce años”, afirma.

Debido a lo anterior, es que el embarazo de una niña de diez años, por ejemplo, no resulta extraño en términos biológicos, ya que el que sea fértil a esa edad quiere decir que está preparada físicamente, lo que no implica madurez psicológica.

El cuerpo es muy sabio
A lo largo de la vida, todos los cambios que sufre el ser humano están justificados a nivel biológico y el cuerpo femenino es una prueba clara de esto. Cuando llega la primera menstruación, denominada menarquia, el organismo está preparado para soportar un feto en desarrollo durante los nueve meses.

En ese momento la mujer detiene su crecimiento, experimentando como máximo cuatro centímetros más. “Esto sucede porque todo su desarrollo corporal lo tuvo antes de comenzar a menstruar, el problema es que esta fecha se ha ido adelantando históricamente”, dice el especialista.

De ahí es que ha causado tanta alarma y cuestionamiento los riesgos que eventualmente significa un embarazo a temprana edad, realidad que para el doctor Ricardo von Mühlenbrock tiene mucho de mito y realidad. “Yo creo que sí están preparadas, porque si son fértiles ya pueden tener hijos, entonces el embarazo no es tan patológico como se cree. En cambio, después de los 40 sí es más riesgoso, porque está la posibilidad de mayores malformaciones congénitas, como Síndrome de Down, hipertensión arterial y diabetes”, afirma el doctor.

A juicio del especialista son otros los factores que pueden afectar ese embarazo. Esto es el ambiente en el cual la madre de desenvuelve y vive su maternidad. “Si viene de un estrato socioeconómico bajo o de una familia mal constituida, si consume droga o alcohol, se alimenta mal y fuma, entre otras cosas, su hijo va a ser de muy alto riesgo y no será por la condición de embarazo de madre adolescente, sino por su situación social”, señala.
Pese a que las consecuencias biológicas no tendrían que existir, hay algunas patologías que se dan con mayor frecuencia a esta edad, principalmente las relacionadas con la preeclampsia (enfermedad caracterizada por hipertensión arterial, alto nivel de proteínas en al orina y edema). Sin embargo, se trata de los riesgos que corre cualquier futura madre y sobre todo si es primigesta.

PREGUNTAS FRECUENTES

– ¿Existe peligro de malformaciones en los niños?
Las malformaciones están ligeramente aumentadas en hijos de madres de menor de edad, pero también existen factores externos como drogadicción y el alcoholismo, entre otras adicciones.

– ¿Una madre adolescente, tendrá complicaciones para tener más hijos?
No tendría por qué haber dificultades en embarazos posteriores. Además, cuando las mujeres son madres a temprana edad hay mayores posibilidades de que tengan el segundo hijo aún siendo adolescentes.

– ¿Hay un riesgo de mayor mortalidad en los niños o madres?
“Los mitos hablan de que la madre o el niño se puede morir. Esto no es tan así. No hay diferencias en el índice de mortalidad entre una embarazada adolescente y una adulta”.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Preguntas y Respuestas.




Deja un comentario