Enfermedad Hemolítica por Rh: Problemas de glóbulos rojos


Que el vientre materno sea el lugar más seguro para el desarrollo de un feto, da tranquilidad. Sin embargo, esto no siempre es así, pues hay patologías que pueden llegar a afectar al bebé y son producidas por la madre.

Una de estas enfermedades es la Hemolítica por Rh, más conocida como intolerancia de Rh, que se produce cuando la madre es de factor negativo y su hijo positivo. Se trata de una afección hemolítica, es decir, que provoca la destrucción de los glóbulos rojos del feto.

“El problema radica en que cuando el organismo de la madre detecta el desarrollo de la sangre positiva de su hijo, automáticamente comienza a crear anticuerpos que atacarán los glóbulos rojos del feto, lo que puede provocarle algunas complicaciones, como anemia, ictericia, daño cerebral y, en algunos casos, hasta la muerte”, señala la doctora Marcela Pérez, neonatóloga de Clínica Alemana.

La detección de esta nueva sangre por parte del cuerpo de la madre se denomina sensibilización, y sucede cuando el flujo sanguíneo de ella toma contacto con el del bebé. Este hecho tiene mayores probabilidades de suceder antes de las 28 semanas.

Según la especialista, esta instancia se puede manifestar en cualquier momento. “Hay embarazos en que los flujos sanguíneos se unen durante la gestación precoz, lo que puede producir un aborto” señala la neonatóloga. Otra alternativa de contacto se produce cuando el embarazo ya está avanzado, y es en la placenta donde el intercambio se lleva a cabo debido al crecimiento de ésta y a las finas membranas que la separan de la sangre del feto.
Una patología que tiene solución
Tanto en Chile como en el extranjero, esta enfermedad ha ido en disminución, debido al acucioso trabajo de los médicos y a la mayor información que se les otorga a las madres.

La intolerancia de Rh se puede detectar con un simple examen de sangre, procedimiento de rutina para las embarazadas. De esta manera, es posible comenzar a controlar la enfermedad, suministrándole a la paciente un anticuerpo que inhibe que la madre se sensibilice.

“A nuestras pacientes Rh se les aplica inmunoglobulina que previene que la madre desconozca la sangre del hijo. Esta inyección se coloca durante el embarazo, aproximadamente a las 28 semanas”, dice la especialista. Agrega que posteriormente, cuando nace el niño, se le hace un tratamiento en donde se eliminan los anticuerpos entregados por su madre y la destrucción de sus glóbulos cesa.

El tratamiento tiene muy buenos resultados, y existen embarazos que llegan a término con los hijos en perfectas condiciones, siendo incluso Rh negativos. Estas madres no tendrán mayores problemas para amamantarlos y entregarles los cuidados necesarios, ya que es una enfermedad a nivel de los glóbulos rojos, que hoy favorablemente está al alcance de la mano.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario