Equipo láser para tratar várices ya está en Clínica Alemana


Desde marzo, el Departamento de Cirugía de Clínica Alemana cuenta con un nuevo equipo que permite tratar con mayor efectividad y en forma mínimamente invasiva las insuficiencias venosas como várices y telangiectacias, entre otras.

El doctor Víctor Bianchi, cirujano endovascular de Clínica Alemana, explica que este sofisticado instrumento de tecnología láser se encuentra en uno de los pabellones de Hospitalización Transitoria. “Esto permite un mejor entrenamiento del personal de pabellón y una adecuada coordinación entre los distintos cirujanos“.

El funcionamiento de este equipo consiste en entregar energía térmica a través de una fibra óptica (de vidrio), la cual es introducida por punción en el sistema venoso, normalmente en alguna vena superficial de la pierna. A través de ésta, es posible navegar bajo control ecográfico hasta localizar la zona dañada, siendo posible observar el recorrido que hace la fibra óptica dentro de la vena.

Equipo láser para tratar várices ya está en Clínica Alemana Exámenes y Equipo Médico

Una vez en el sitio afectado, se conecta el láser y éste emite una energía que produce el colapso de las paredes de la vena, las cuales se fibrosan y, posteriormente, cicatrizan por efecto del calor. De esta forma, quedan selladas y desaparece el várice.

“Aparte de las restricciones de tiempo quirúrgico, se puede tratar todo el sistema venoso dañado de una o ambas piernas en una sesión, pues al ser una energía térmica no tiene una dosis limitante, sólo se deben tomar las medidas de protección de los tejidos vecinos”, afirma el especialista.

Ventajas

Una de las principales ventajas de esta técnica es que las molestias postoperatorias son bastante menores, ya que si bien con el método tradicional también se ‘enhebra’ el territorio a tratar desde una vena remota con un dispositivo especial (flebo extractor); el retiro de este dispositivo generaba un área de inflamación mayor, pues la vena era retirada físicamente.

En cambio, el láser efectúa el mismo trayecto, pero la vena queda in situ, fibrosada y como tejido cicatrizal, lo que implica que todo el proceso inflamatorio de sacar la vena disminuye notoriamente. “Las molestias postoperatorias no desaparecen 100% en comparación con la técnica quirúrgica tradicional, pero con este procedimiento endovascular la recuperación es más rápida y cómoda para el paciente”, asegura el especialista.

La técnica láser tiene una tasa de recidiva entre 3 y 5% de acuerdo a las publicaciones internacionales, lo que se compara favorablemente con la técnica tradicional. El doctor Bianchi aclara que se refiere a recidiva cuando vuelve a salir un várice exactamente en la zona ya tratada, no cuando aparece uno en otro parte del cuerpo.

“La experiencia indica que si esto va a ocurrir se detecta precozmente, y sólo es necesario retratar el segmento remanente, pues corresponde a un tratamiento insuficiente más que a una recidiva propiamente tal. Luego de esto, la tasa de casos en que van reapareciendo es mucho menor que con las otras técnicas”, explica el doctor Bianchi.

Hasta ahora, en Clínica Alemana se han atendido alrededor de 15 pacientes, todos sin complicaciones.

Califica este Artículo
3 / 5 (1 votos)

Categoría: Exámenes y Equipo Médico.




Deja un comentario