Etiopatogenia del Derrame pleural


El derrame pleural, en sí mismo, no es una enfermedad. Es el resultado de
diferentes situaciones patológicas que pueden conducir a la acumulación de
líquido por algunos de los siguientes mecanismos: 1) trastorno de las leyes de Starling en el capilar subpleural, (incremento de la presión o disminución de la presión osmótica de la sangre); 2) trasudación líquida desde la pleura visceral por edema intersticial pulmonar; 3) líquido procedente del abdomen; 4) enfermedad que afecta directamente a la pleura, aumentando su permeabilidad; 5) rotura anatómica con vertido de líquido al espacio pleural (hemotórax, quilotórax o algunos derrames yatrógenos).
Los derrames secundarios a las tres primeras alteraciones suelen originar los trasudados. Cuando la acumulación de líquido es secundaria a una alteración patológica de la propia superficie pleural, con aumento de su permeabilidad, se originan los exudados.
En muy raras ocasiones la acumulación de líquido puede ser secundaria a una incompetencia linfática parietal. Esta situación se puede dar en tres casos: 1) dificultad de drenaje linfático (fallo del ventrículo derecho y síndrome de vena cava superior); 2) obstrucción de los canales linfáticos (linfangitis carcinomatosa); 3) patología linfática primaria (linfagiectasias, síndrome de las uñas amarillas).
La lista de enfermedades que pueden cursar con derrame pleural es muy extensa. La que se detalla en la tabla 32.I recoge las etiologías más habituales y las que pueden considerarse poco frecuentes, aunque existen entidades de carácter excepcional que no están reflejadas en la tabla.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario