Fracturas costales múltiples


Se asocian con frecuencia a otras afectaciones traumáticas como son las contusiones pulmonares y un síndrome de ocupación pleural (hemo y/o neumotórax). Su gravedad también puede ser producto de un politraumatismo con afectación multiorgánica. La existencia de fracturas costales bi o trifocales puede conducir a una situación que se denomina respiración paradójica o “volet costal”. En ella se produce una dinámica aberrante en los movimientos respiratorios de la pared torácica que altera la presión intrapleural y disminuye el volumen corriente respiratorio, llevando a una insuficiencia respiratoria. El cuadro lo provoca el hecho de que una porción de la pared torácica se halla aislada del resto del tórax y tiene un movimiento inverso con respecto a éste. El tema del tratamiento quirúrgico de este tipo de traumatismo ha sido muy debatido aunque en la actualidad se sigue un criterio restrictivo de solamente intervenir aquellos casos con una grave afectación costal (toracoplastia traumática), cuando debe intervenirse al enfermo por otras causas o cuando el único factor que mantiene al enfermo en respiración asistida es la propia respiración paradójica. La intervención se lleva a cabo fijando los extremos costales fracturados con placas metálicas cortas o más largas que pueden abarcar incluso dos focos de fractura (placas de Judet o de Borrelli). El tratamiento de las fracturas costales múltiples suele exigir una analgesia de mayor potencia que en el caso de los traumatismos leves. Puede ser útil la administración de mórficos y, en especial, su uso a través de la inserción de un catéter peridural en aquellos casos de múltiples fracturas que provoquen un dolor muy severo.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Traumatología.




Deja un comentario