Gammagrafía pulmonar de perfusión


La gammagrafía pulmonar de perfusión ha sido ampliamente utilizada en el diagnóstico del TEP y figura como una exploración inicial en la mayoría de los algoritmos diagnósticos. En la última década se ha puesto mucho énfasis en la necesidad de hacer estudios de ventilación que acompañen a los de perfusión. Esta postura se basaba en la idea que, en el TEP, un defecto de perfusión se acompaña de una ventilación normal; pero ésta es una premisa que, con frecuencia, resulta falsa. Recientemente, se ha demostrado que hasta un 60% de enfermos con TEP no mostraban el patrón de alta probabilidad diagnóstica que se requería a los estudios de ventilación/perfusión, que siendo una prueba de alta especificidad tiene una baja sensibilidad (41%). Sin embargo, la gammagrafía pulmonar de perfusión se mantiene como una técnica principal en el diagnóstico de la TEP (figura 31.5). Se recomienda hacer un mínimo de seis proyecciones. Los criterios para su valoración se exponen en la tabla 31.II. Las ventajas de la gammagrafía de perfusión son: a) un estudio normal, o casi normal, descarta el TEP. b) Un estudio suges-tivo de TEP se puede considerar diagnóstico. c) Es una técnica de bajo costo. d) No tiene contraindicaciones. e) Es útil para guiar otras técnicas de imagen hacia las zonas sin perfusión. f) Es una buena técnica para seguimiento clínico.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario