Hiperlordosis: ¿Cuándo preocuparse?


No es extraño ver en gimnastas y bailarinas clásicas una pronunciada curvatura en la parte baja de la espalda, lo que otorga un aspecto bastante atractivo. En muchos de estos casos, la alteración que origina esta silueta -que estéticamente es envidiada por muchas mujeres- se llama hiperlordosis.

Esta alteración es una patología que afecta generalmente la parte lumbar de la columna vertebral. En general, muchos de los niños pequeños tienen una hiperlordosis normal que se va corrigiendo naturalmente, sin embargo, cuando esto se mantiene en la adolescencia y la curva supera los 75 grados límite normal alto-, es conveniente estudiar el caso para ver si existe algún cuadro patológico.

Para diagnosticarlo se realiza un examen clínico y se solicitan radiografías. A simple vista se puede sospechar de un caso de hiperlordosis cuando la persona se acuesta boca arriba en una superficie dura y se observa un espacio entre su región lumbar y el plano sobre el que está tendida.

¿Quiénes son más proclives a presentar este problema?
El doctor Ignacio Dockendorff, traumatólogo de Clínica Alemana, explica que aunque la mayoría de las veces su causa es desconocida, se sabe que la hiperlordosis es una patología que puede estar determinada por la herencia genética sumado a problemas posturales.

“A las bailarinas generalmente les enseñan posturas que acentúan la lordosis porque se relaciona con un concepto estético”, afirma.
Asimismo, precisa que se ha visto que son más proclives a presentar esta alteración las personas con hiperlaxitud articular y de raza blanca.

Muchas veces esta excesiva curvatura lumbar no presenta molestias y, por lo tanto, no es necesario tratarla. Sin embargo, cuando la hiperlordosis es muy pronunciada hay más probabilidades de sentir dolor en esa zona, debido a una mayor presión en el arco posterior de la curva lumbar baja, por una concentración de la carga biomecánica.

El traumatólogo explica que, generalmente, las molestias se manifiestan cuando la sobrecarga es mayor. “Por ejemplo, las personas con hiperlordosis que hacen deportes que requieren hiperextensión -como las gimnastas- o con rotación vertebral -como lanzadores de jabalina-, tienen más riesgo de presentar dolor”, sostiene.

Una forma de disminuir esta sobrecarga es a través de un tratamiento kinésico que consiste en elongar los flexores de la cadera, cuyo acortamiento suele generar la excesiva curvatura lumbar.

La cirugía sólo es indicada en casos extremos, cuando hay patologías asociadas a la hiperlordosis que producen dolor intenso al permanecer periodos prolongados de pie, condición que afecta la calidad de vida de la persona.

Califica este Artículo
1.50 / 5 (2 votos)

Categoría: Preguntas y Respuestas.




One Response to “Hiperlordosis: ¿Cuándo preocuparse?”

  1. Monica Dice:

    Yo tengo hiperlordosis y desde pequeña que me duele mucho estar de pie o andar. ¿Habría alguna operación que pudiera hacerme en España? Siempre he estado haciendo ejercicios de estiramiento pero mis dolores no cesan.


Deja un comentario