Indice de filtración glomerular del recién nacido


El índice de filtración glomerular (IFG) de los recién nacidos es menor respecto de los adultos.” De 21 ml/ min/1.73 m2 al nacimiento en el recién nacido de término, el IFG se eleva rápidamente hasta 60 ml/min/ 1.73 m2 por las dos semanas de edad. El IFG alcanza los niveles adultos al año y medio a dos años de edad. Un niño de pretérmino tiene un IFG que es sólo ligeramente menor que el del recién nacido de término. Además de esta diferencia, la capacidad de concentración de los individuos de pretérmino y término está muy por debajo de la del adulto. En respuesta a la deshidra-tación, un neonato aumenta la osmolaridad urinaria hasta un máximo de sólo 600 mosm/kg. En cambio, el adulto concentra la orina hasta 1 200 mosm/kg. Al parecer, la diferencia de la capacidad de concentración se debe a la insensibilidad de los túbulos colectores del recién nacido a la hormona antidiurética. Aunque el recién nacido no puede concentrar la orina en forma tan efectiva como el adulto, sí puede excretar orina muy diluida de 30 a 50 mosm/kg. Los recién nacidos de término tienen una capacidad disminuida para eliminar el exceso de sodio en comparación con los adultos; se piensa que esta incapacidad se debe a un defecto tubular. Los individuos de término están imposibilitados para conservar el sodio, pero no los de pretérmino, que se consideran “perdedores de sal” debido a que tienen una excreción inapropiada de sodio urinario, incluso con ingestión de sodio restringida.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario