Infiltraciones: Una rápida y efectiva opción para algunos dolores articulares


Usada con frecuencia en los deportistas de alto rendimiento, la infiltración terapéutica es un tratamiento habitual para aliviar el dolor provocado por algunas lesiones. También es una medida bastante utilizada en algunas patologías músculo-esqueléticas, como tendinitis, bursitis, entesitis, artrosis y artritis crónicas no infecciosas.

Consiste en la punción del espacio articular o de espacios periarticulares para inyectar en forma local corticoides y/o anestésicos. Las localizaciones más frecuentemente infiltradas son rodillas y hombros.

Es un procedimiento que debe ser realizado por especialistas debidamente entrenados, habitualmente reumatólogos, traumatólogos, fisiatras y especialistas en manejo del dolor. La doctora Alejandra Segovia, reumatóloga de Clínica Alemana, explica que el adecuado uso de esta técnica reporta múltiples beneficios, ya que permite concentrar la acción del corticoide en una zona determinada y evitar el uso de tratamientos generales que tienen mayores efectos secundarios.

¿Cómo se realiza?
El especialista inyecta el fármaco en el área articular afectada, de manera ambulatoria. Se trata de un procedimiento rápido que generalmente no toma más de cinco minutos y que muchas veces es prácticamente indoloro, aunque hay casos específicos en que es conveniente usar anestesia local.
Es normal que luego de la infiltración el área tratada presente molestias debido al propio pinchazo y al volumen del medicamento introducido. Cuando la inyección se coloca en la articulación es conveniente que el paciente realice reposo por 24 o 48 horas, para disminuir el riesgo de que aumente la inflamación articular.

Si bien éste es un procedimiento seguro y ambulatorio, con muy bajo porcentaje de complicaciones, es importante considerar que su uso indiscriminado también puede provocar efectos no deseados.

En este sentido, la doctora Segovia explica que en general es un procedimiento con pocas complicaciones y que una correcta técnica reduce las posibilidades de que éstas ocurran.

“La complicación más grave que se puede presentar es la infección articular. Afortunadamente, se describe menos de 1 un caso por 10.000”, sostiene.

Más frecuente es el desarrollo de artritis postinyección (artritis por microcristales de corticoides), que se caracteriza por una artritis aguda en las 48 horas siguientes a la infiltración. Se puede ver hasta en el 5% de las infiltraciones intrarticulares. Responden bien a tratamiento corto con antiinflamatorios orales.
Otro riesgo es la ruptura tendínea, la que puede deberse a la patología misma por la que se indicó la infiltración, al adelgazamiento de los tejidos debido al corticoide (especialmente si se ha usado en forma repetida), al sobreuso al eliminar el estímulo doloroso y también a la inyección directa en el tejido tendíneo.

Sin embargo, es importante recalcar que en la mayoría de los casos no se producen complicaciones. De todas formas, para disminuir el riesgo es fundamental una adecuada indicación y aplicar la técnica correcta del procedimiento.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Medicina Deportiva.




One Response to “Infiltraciones: Una rápida y efectiva opción para algunos dolores articulares”

  1. mela Dice:

    Buenas,a mi madre hace 5 dias le inyectaron corticoides en la rodilla, pero el dolor ha no cedido. La rodilla le duele solo cuando anda y sube y baja escaleras; en cambio en reposo esta super bien, no le duele nada.

    Me comenta que le duele en la parte frontal de la rodilla y a veces en la parte interna de la rodilla.

    Hace dos semanas, fuimos por urgencia y le dijeron que tenia una tendnitis anserina, y le mandaron enantyum y un anestesico en pomada y nada. Entonces fuimos al medico de familia y le mandaron la infilracion de corticoides, pero nada.

    Le deberian de mandar una resonancia magnetica no??Por que segun me comenta mi madre tiene inestabilidad al andar y creo todo puede ser algun cartilago.


Deja un comentario