La batalla contra las calorías


Alrededor de 20 minutos es lo que demora una persona en consumir las 950 calorías contenidas en un menú bastante común: un completo, una bebida, una porción de papas fritas y un helado. Con esto una mujer promedio ya tiene casi el 70% del aporte calórico que requiere en un solo día.

Es por eso que uno de los requisitos básicos para cualquier dieta es no consumir alimentos que contengan demasiadas calorías. Pero la cantidad no es lo único importante a la hora de comer, también hay que preocuparse de la calidad.

“Las calorías deben ser aportadas por los diferentes nutrientes en distintas proporciones, ninguno debe ser excluido de la dieta, ya que cada uno tiene una función específica en el organismo”, destaca Patricia Rodríguez, nutricionista de Clínica Alemana.

El concepto caloría se refiere a una unidad para medir la energía que proporcionan los alimentos y que está contenida en tres nutrientes: las proteínas, los carbohidratos y las grasas o lípidos. Esto permite que el organismo tenga “combustible” para funcionar y realizar sus actividades.

En términos generales, una mujer que realiza una actividad sedentaria necesita diariamente alrededor de 1.600 y 1.700 calorías, mientras que un hombre requiere aproximadamente de 2.000. Sin embargo, esto varía un poco dependiendo de cada individuo, ya que en este proceso influyen variables como la edad, raza, antecedentes familiares, composición corporal y actividad física.

En este sentido la nutricionista es enfática al sostener que “para mantenerse saludable y en forma es fundamental realizar ejercicio, ya que además de aumentar el gasto calórico regula una serie de procesos metabólicos que permiten mantener un peso adecuado y un mejor estado físico”.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario