La importancia del ácido fólico en el embarazo


El ácido fólico es una vitamina del complejo B, que puede ayudar a prevenir malformaciones fetales relacionadas con el tubo neural, es decir, las que tienen que ver con el cerebro y la médula espinal.

El folato se encuentra de forma natural en frutas, verduras, legumbres, y en las harinas, que en la actualidad son enriquecidas con esta vitamina. Es por eso que las personas que tienen una dieta equilibrada consumen un promedio de 200 microgramos de este elemento al día.

Para prevenir las malformaciones del sistema nervioso central de los recién nacidos, la cantidad que deben consumir las embarazadas es de 400 microgramos, los que son recetados en pastillas por los médicos.

La recomendación es que las mujeres comiencen a tomar ácido fólico dos a tres meses antes del embarazo y durante todo el primer trimestre.

No hay que preocuparse en exceso

Sin embargo, en la gran mayoría de los casos, las consultas al médico se dan cuando el bebé ya viene en camino, por lo que en muy pocas ocasiones se puede recetar la ingesta extra de ácido fólico antes de la gestación. Si bien es ideal que se comience antes con el tratamiento, si esto no ocurre, no hay que preocuparse. Una mujer bien nutrida, que no ha estado haciendo un régimen estricto, y que se embaraza, no se tiene que asustar, ya que si se comienza a tomar luego de la gestación se puede llegar a los niveles requeridos.

La importancia del ácido fólico en el embarazo Nutrición y Dietética

Una de las razones para no preocuparse es que las enfermedades por déficit de vitaminas son muy poco frecuentes, ya que actualmente la alimentación de la población ha mejorado considerablemente.

Con quienes sí hay que tener un cuidado adicional es con aquellas mujeres que hacen dietas muy estrictas para bajar de peso; con la población de bajos ingresos -que no tiene una dieta balanceada-; con quienes se han sometido a una reducción gástrica quirúrgica, y con las pacientes con gastritis crónica, entre otros.

Con este tipo de embarazadas hay que hacer un trabajo especial, ya que tienen en su organismo un déficit crónico de ácido fólico.

La idea es tratar de que los niveles de esta vitamina lleguen a un estado en el que se pueda enfrentar de la mejor forma el nacimiento del niño, para que así se minimicen los riesgos de tener alguna malformación del sistema nervioso central.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario