Las severas consecuencias de la hepatitis fulminante


No es extraño enterarse por la televisión o por los diarios de las personas que esperan un donante de hígado. En muchas oportunidades esta espera tiene un nombre: la hepatitis fulminante, una alteración súbita e importante de este fundamental órgano.

Para entender en qué consiste esta enfermedad y cuáles pueden ser sus consecuencias, lo primero hay que tener claro es que esta patología es una inflamación del hígado, la que puede producirse por diferentes factores.

Existen hepatitis originadas por la ingesta de elementos tóxicos, como el alcohol, las drogas o algunos medicamentos. Otras son provocadas por el propio sistema inmune de la persona, que comienza a atacar las células hepáticas.

Los tipos que más se conocen son los A, B y C, que son los virales.

“Todas las hepatitis agudas pueden presentar la complicación de ser fulminantes, no sólo las producidas por los virus”, señala el doctor Edgar Sanhueza, gastroenterólogo de Clínica Alemana.

El especialista explica que a los síntomas propios de la hepatitis aguda -malestar general, falta de apetito y coloración amarillenta- se agrega somnolencia y pérdida progresiva de la conciencia, en el caso de que sea fulminante.
El tiempo de aparición de esta agresiva enfermedad es variable, ya que puede ir desde pocos días hasta semanas luego de iniciados los síntomas.

“Una vez declarada una hepatitis fulminante, es importante ser derivado a un centro que cuente con equipo de transplante. Esto debe ser hecho de forma precoz, ya que dada la rápida progresión que tiene, en algunos casos, un nuevo hígado es la única alternativa de tratamiento”, señala el doctor Sanhueza.

En Clínica Alemana la causa más frecuente de transplante por hepatitis fulminante es la que deriva de la ingesta de medicamentos; la segunda causa es la de autoinmunidad que desarrolla el organismo y la tercera, la producida por complicaciones virales.

“Clínica Alemana ha sido pionera en el país en el tema de transplante de hígado. En la actualidad, concentra unos 150, muchos de ellos se relacionan con la hepatitis fulminante y los resultados son óptimos, iguales a los mejores centros del mundo”, explica el especialista.

Una vez que el paciente se somete a esta operación y que el nuevo órgano no presenta problemas de rechazo, se puede hacer una vida completamente normal. De lo contrario, si el enfermo no recibe un hígado, las consecuencias pueden ser fatales.

Pero esta medida no siempre es necesaria. Hay un grupo de estos pacientes que no requiere de una intervención, ya que su enfermedad evoluciona favorablemente.
¿Se puede prevenir?
Debido a que todas las hepatitis agudas pueden presentar esta complicación, y que cada una de ellas tiene un origen diferente, hay que tener en cuenta diversas formas de prevención.
Vacunas:
Hepatitis A
Abrix Junior
(de 1 a 14 años)
Abrís Adulto
(desde los 15 años)
Avaxim

Hepatitis B
Está en el programa de vacunación
Se debe poner en tres dosis (a los 2, 4 y 6 meses)

Para las originadas por un virus, la mejor forma de no contraerlas es la vacuna. A partir de 2005 la hepatitis B es parte del programa nacional de vacunación.

También se recomienda esta medida para prevenir la hepatitis A, después del año de vida. Sin embargo, no está incluida en el programa.

Otra de las formas de protección, en el caso de la hepatitis A, es lavar bien los alimentos y manipularlos con las manos limpias, ya que ésta se produce porque el virus se elimina en las deposiciones, que pueden ir a parar a las comidas, en especial, a las verduras.

En el caso de las causadas por agentes tóxicos, el doctor Sanhueza recomienda ingerir medicamentos sólo recetados por médicos. Es decir, las personas no deben automedicarse, ya que, de esta forma, reducen el riesgo de contraer esta patología.

Sin embargo, esta enfermedad que se puede presentar en cualquier momento de la vida, muchas veces aparece sin causa aparente en personas que son completamente sanas. Es por eso que hay que estar atento a los síntomas que presenta, ya que lo importante es actuar de manera rápida.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




4 Responses to “Las severas consecuencias de la hepatitis fulminante”

  1. yulhed Dice:

    tienen que poner las consecuencia de la hepatitis


  2. Rodrigo Dice:

    Hola Hugo.. me gustaria saber del asunto de esa droga.mas detalles.
    escribe por favor.
    Saludos


  3. hugo Dice:

    nueva droga para la hepatits


  4. hugo Dice:

    disponemos de una droga de origen vegetal que cura la hepatitis en 12 hs.envio muestra gratis para su estudio


Deja un comentario