Los efectos secundarios de las vacunas


Los beneficios de una vacuna son evidentes, ya que se impide el desarrollo de la enfermedad. Sin embargo, también pueden producir efectos secundarios que, a pesar de ser molestos, son esperables, ya que es la reacción del organismo que, simplemente, está siendo “infectado”. De esta forma, si se entra en contacto con la enfermedad, se estará protegido porque ya se crearon las defensas necesarias.

Las reacciones pueden deberse a alguno de los componentes de la vacuna. Aunque cada vez son menos habituales, gracias a los avances en la fabricación de éstas, los efectos secundarios siguen ocurriendo.

Las reacciones adversas que puedan producirse aparecen durante las 48 horas posteriores a la vacuna y son de dos tipos: generales y locales.

Las generales corresponden a irritabilidad, malestar general y fiebre, y en algunos casos, somnolencia, llanto en los niños, y dolor muscular y articular. Aparecen a las pocas horas de puesta la vacuna y son de intensidad leve o moderada.

Las locales aparecen en el lugar donde fue aplicada la vacuna y pueden consistir en reacciones alérgicas e inflamación, que incluye dolor, enrojecimiento, picazón, edemas y calor en la zona.

Aunque son una excepción, también pueden darse reacciones adversas graves, como fiebre de 40°, convulsiones o alergias severas que pueden provocar un shock anafiláctico. A veces están asociadas a las vacunas cultivadas en el embrión de pollo y pueden producir efectos en personas alérgicas al huevo. Esto puede pasar con la vacuna contra la Influenza y la Tresvírica.
“En estos casos, los síntomas y la intensidad dependen de cada paciente y es difícil predecir quién será alérgico y quién no. Por eso se recomienda que antes de la vacuna del año (tresvírica), los niños coman huevo y que los padres pongan al personal de salud en conocimiento de casos de alergia en la familia”, afirma Carolina Dote, enfermera del Vacunatorio de Clínica Alemana.

A pesar de los efectos secundarios, se debe tener presente que el peligro de que la complicación sea grave es mucho menor que el riesgo que produce sufrir la enfermedad si no se está vacunado.

Qué hacer frente a un efecto secundario
Es necesario que los padres vigilen a sus hijos durante los días siguientes a la vacunación por si aparecen reacciones.

Cuando se presenta malestar general, fiebre y dolor muscular se puede tomar el analgésico que el paciente consume habitualmente, excepto la aspirina porque puede reaccionar desfavorablemente con algunas vacunas. En el caso de los niños, éste debe ser recomendado por un médico. Mientras que los que son amamantados, además, deben tomar mucho líquido o leche. También se les puede dar un baño de agua tibia para bajar la fiebre.

En el caso de dolor y enrojecimiento local, se deben aplicar compresas frías. Si se inflama, no hay que hacer nada, ya que desaparecerá a los pocos días. En el caso del brote de la vacuna BCG, no se debe limpiar, apretar, secar ni aplicar algo encima. “La vacuna debe seguir su proceso de cicatrización sola, sin intervención de ningún tipo. Es importante además, no mojar la herida mientras permanezca abierta para favorecer una pronta cicatrización, así como no apretar para evitar una infección por manipulación”, asegura Carolina Dote.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Medicamentos.




3 Responses to “Los efectos secundarios de las vacunas”

  1. Berenice Azarel Vázquez Mendoza Dice:

    A mi bebé se le reventó… Que hago?


  2. caro Dice:

    que sucede si no se administra la vacuna tresvirica en un niño???


  3. andys Dice:

    buen dia:
    mira mi pregunt es que si existe una vacuna que ustedes mangan o no se como sacar informacion ya que a mi hja se las estan aplicando peo como aka se ve muchos charltenes tengo la duda el nombre que e d el pediatra es BEROFHERCLAUSEN o algo asi me encantria que me responidieran mi poreunta ya que se la estan aplicando cada 15 dia y tiene un alto costo porfvor me urge


Deja un comentario