Manifestaciones clínicas y exploración física del edema pulmonar


Los síntomas pueden aparecer de forma brusca o instaurarse en pocos días. El síntoma fundamental es la disnea; inicialmente relacionada al ejercicio físico y posteriormente en reposo, precedida o acompañada de disnea paroxística nocturna y ortopnea. La disnea suele ser de carácter progresivo, no remitente. En ocasiones presenta expectoración hemoptoica, de aspecto espumoso rosado.
El cuadro es grave y el enfermo suele presentarse con cianosis, taquicardia, sudación profusa e intolerancia al decúbito. La auscultación pulmonar demuestra estertores crepitantes pulmonares, más marcados en las bases. Aunque pueden oírse sibilancias, son mucho menos llamativas que en el asma, entidad con la que hay que hacer el diagnóstico diferencial. En la auscultación cardíaca es frecuente encontrar anomalías: arritmia, soplos y otras alteraciones. En ocasiones, se pueden objetivar signos de insuficiencia cardíaca derecha de carácter retrógrado: ingurgitación yugular, hepatomegalia y edemas maleolares.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario