Mochilas: La pesada carga de los escolares


Cuatro o más cuadernos, el estuche con los útiles, la lonchera o colación, el personal estéreo y más de algún juguete camuflado. Todo esto y a veces más es lo que tiene en su mochila la mayoría de los estudiantes, lo que convierte a este implemento en una pesada carga que diariamente deben transportar.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), entidad de caracter internacional, publicó un estudio en el que participaron 90 alumnos entre 11 y 14 años y más de la mitad llevaba en sus mochilas un peso superior al recomendable.

Sobre los efectos de esto en la salud de los niños se han publicado innumerables investigaciones, pero las conclusiones generales a las que se ha llegado son más bien pocas. Mientras unas dicen que no hay argumentos para afirmar que el peso de las mochilas produzca alteraciones óseas o dolores en la espalda, otras afirman que una carga excesiva puede ser dañina para la columna.

Para el doctor Ignacio Dockendorff, traumatólogo de Clínica Alemana, una de las cosas en las que se ha logrado un mínimo consenso es que el peso de la mochila debe ser proporcional al del niño: “Lo que se recomienda es que la carga que lleva no sea superior al 15% de su peso, ya que se ha visto que en poblaciones donde el peso relativo es mayor al 20%, hay más casos de dolor de espalda”.

Y agrega que también se ha comprobado que personas que desde joven han trabajado con cargas pesadas sobre la espalda tienen mayor riesgo de desarrollar la enfermedad de Scheuermann (encorvadura de la espalda). “Por lo tanto, se puede inferir que aquellos niños que están sometidos a un peso excesivo podrían tener lesiones a largo plazo”, afirma.

También es importante que los objetos estén bien distribuidos y que los más pesados o voluminosos (los libros, normalmente) estén colocados en forma vertical, lo más cerca posible de la espalda.
El tamaño también es un factor a considerar. Según el traumatólogo muchas veces el niño hereda la mochila del hermano, lo que no es recomendable porque el tamaño debe ser adecuado para su estatura.

Cuando la moda incomoda
De acuerdo al doctor Dockendorff muchas veces el problema principal no es la mochila sino cómo ésta se utiliza.

“Por un tema de moda, la mayoría de los escolares no la llevan en forma simétrica, sino que la traen colgada en un solo hombro. Esto no es recomendable, ya que se ha comprobado que las personas que suelen usar más un lado que el otro, como las gimnastas rítmicas por ejemplo, desarrollan enfermedades como escoliosis (desviación lateral de la columna)”.

De acuerdo con la OCU una buena mochila es la que resulta más cómoda. Se aconseja a los padres optar por un diseño anatómico, tirantes anchos y respaldo acolchado, y no dejar que los pequeños elijan guiándose sólo por los colores o porque tiene el dibujo de sus personajes favoritos.

Actualmente, se ve con frecuencia que a los niños y jóvenes les gusta usar la mochila bastante baja. El especialista explica que esto significa un mayor esfuerzo para la columna y aconseja ajustar los tirantes de manera que quede a la altura de la zona media de la espalda y, si es posible, usar mochilas con cinturón porque éste permite que se mantengan pegadas a la zona lumbar.

Para el especialista las mochilas con ruedas, que cada vez se están usando más, también pueden provocar lesiones lumbares si no se llevan como corresponde, es decir, empujándola como una especie de coche: “La mayoría de los niños arrastra este implemento con un solo brazo, adoptando una posición poco fisiológica, que puede provocar contracturas a nivel muscular”.

Sin embargo, para prevenir lesiones en la espalda, todas estas recomendaciones deben complementarse con hábitos saludables. Se aconseja realizar ejercicio físico bien dirigido y evitar las malas posturas como estudiar sobre la cama o excesivamente inclinados.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario