Mujeres tienden más a la depresión que los hombres


Una de cada cuatro mujeres sufrirá depresión en su vida. Esta impactante cifra revela que tienen una mayor predisposición a tener profundos trastornos de ánimo en distintos periodos de su existencia.

La explicación para esta enfermedad se encuentra en diversos factores. La doctora Mailin Ponce, psiquiatra de Clínica Alemana, plantea que una de las causas centrales por las que la mujer se enfrenta a esta patología es por su propia femineidad. Ellas pasan por una serie de cambios hormonales que las dejan más predispuestas que los hombres a sufrir depresión.

La especialista aclara que estas alteraciones se producen porque el organismo femenino se transforma a lo largo de la vida, de acuerdo a su capacidad de procrear. “Éstas se producen principalmente en la menarquia (primera menstruación); en el embarazo y parto; en periodos premenstruales; y, finalmente, en la menopausia”.

La patología también afecta a mujeres que deben enfrentar una posible infertilidad, a las que quieren tener hijos y no pueden quedar embarazadas, o a aquéllas que presentan pérdidas durante sus embarazos.

Sin embargo, el elemento de la femineidad no desencadena por sí solo una depresión. Para que ésta se desarrolle debe existir una interacción con factores genéticos y ambientales. Este último, es un elemento clave según la psiquiatra, quien explica que si bien no existe un estudio que lo compruebe, se puede apreciar cómo en la sociedad actual la mujer está sobrecargada por sus múltiples roles de esposa, madre, trabajadora, tareas que intenta hacer exitosamente.

Como un elemento adicional la psiquiatra añade que las hormonas tiroideas han probado ser agentes coayudantes de las enfermedades depresivas. “La tiroides es una glándula que tiene que ver principalmente con el manejo de las energías.
SÍNTOMAS DE LA DEPRESIÓN

– Compromiso del ánimo: tristeza o desgano al realizar actividades que habitualmente entusiasman a una persona.

– Problemas con el apetito: se puede dejar de comer o por el contrario, hay una ansiedad por comer.

– Compromiso del sueño: se puede presentar insomnio de conciliación o un despertar precoz. También se puede producir hipersomnia, es decir, tener mucho sueño sin saber la explicación.

– Disminución del deseo sexual.

– Cuando el cuadro depresivo está más avanzado, el paciente puede incluso no tener ganas de vivir y tener ideas sombrías, de muerte y suicidio.

Cuando hay un hipertiroidismo las energías están muy aceleradas y cuando hay un hipotiroidismo hay un apagamiento o desgano”, explica.

¿Cuáles son los tratamientos para esta enfermedad?
Lo primero es tener un diagnóstico realizado por un psiquiatra. Habitualmente se recurre a antidepresivos.

Este procedimiento debe ir acompañado con una psicoterapia, la cual ayuda a la mujer a saber qué es lo que le está pasando, cómo enfrentar su problema y a priorizar y ordenar su vida. El ideal es que ambos tratamientos vayan combinados.

En caso de que estas alternativas no sean plenamente exitosas, hay otras posibilidades. La especialista asegura que las mujeres sanas que experimentan una menopausia pueden mejorar su ánimo y calidad de sueño si suplen su falta de hormonas con lo que científicamente se denomina reemplazo estrogénico.

“Las mujeres que están clínicamente deprimidas y no responden adecuadamente a los antidepresivos, al asociar un reemplazo hormonal pueden mejorar su situación”, destaca la psiquiatra.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario