Niños: Qué hacer frente a la amputación accidental de dedos


Portazos, dejar las manos entre las cadenas de la bicicleta, cierre de portones automáticos y accidentes con cuchillos en la cocina. Estas son las causas más frecuentes de amputación o lesión importante en los dedos de los niños.

Gracias a los avances de la medicina, estos sucesos que, en la mayoría de las ocasiones se producen en los hogares, pueden tener una solución quirúrgica en la que se reimplanta o injerta la parte perdida.

Para esto, los padres del menor deben actuar de manera correcta y oportuna en los momentos inmediatamente posteriores al accidente. De esta forma, es más probable que el niño pueda recuperar su extremidad.

Lo primero es darle algún analgésico para calmar el dolor. Además, se debe comprimir la herida para evitar el sangrado. Para esto hay que presionar con una gasa o paño limpio con el fin de que no se pierda mucha sangre.

Ayuda poner la extremidad hacia arriba para disminuir la fuerza de la salida de sangre. Pero, uno de los problemas más frecuentes en los menores es el tipo de lesión que involucra la parte distal de la extremidad. Esto es cuando se desprende la punta o falange del dedo.

El doctor Guillermo Correia, jefe del Departamento de Urgencia Escolar de Clínica Alemana, explica que en estos casos es mucho más fácil tener una pronta solución al problema. Lo que aconseja el especialista es que los padres recojan la parte del dedo que se desprendió de la mano y que vayan al servicio de urgencia.
Para esto hay que lavar el fragmento que de desprendió, bajo el agua. “Usualmente, quedan restos de tierra, vidrios o pasto que se deben despejar, por lo tanto, hay que limpiarlo”, explica el doctor.

Luego de esto, hay que envolver la parte del dedo en un paño húmedo para que no se reseque y sea más factible que se injerte.

Si hay probabilidades de llegar luego a la urgencia, no es necesario poner el dedo en una bolsa con hielo. En caso de que se esté lejos de un centro asistencial, se recomienda que alrededor del paño húmedo que envuelve el dedo se ponga hielo. De esta forma, se conserva mejor la parte que se desprendió. Con esto las probabilidades de recuperar la extremidad aumentan.

“En los niños pequeños, o sea, desde los meses de vida hasta los doce años aproximadamente, hay una recuperación muy buena, porque los menores tienen una capacidad de regeneración mucho mayor que la de los adultos”, advierte el especialista.

Palabras mayores
Distinta es la situación de los menores que se amputan una parte mayor del dedo. Es decir, cuando se produce corte desde la mitad o la raíz de éste.

Si bien las medidas que se deben tener en el hogar después del accidente son las mismas, el proceso de reimplante es más complejo.
En estos casos puede intentarse el reimplante con una microcirugía, que consiste en una compleja técnica que pretende la reinervación eléctrica de los nervios seccionados.

“Se pueden obtener buenos o malos resultados. Los implantes de extremidades en los niños son más dificultosos debido al pequeño tamaño que tienen las arterias, venas y nervios”, explica el doctor Correia.

Por ejemplo, a veces el diámetro de las arterias mide sólo milímetros, por lo que la posibilidad de que se pueda hacer una sutura que quede permeable y que permita el paso de la sangre y, en consecuencia, la irrigación del dedo, es bastante menor que en un adulto.

Estas cirugías son largas y complejas, ya que hay que lograr que todas las partes se puedan integrar de forma óptima al cuerpo.

Una vez que se hace la intervención hay que comenzar todo un proceso de rehabilitación. La recuperación es lenta, por lo que se debe tener paciencia. Lo primero que hay que lograr es que las partes prendan. Una vez que se recupera la circulación hay que iniciar un tratamiento de kinesioterapia para lograr la movilidad del dedo. La idea es que sea completamente funcional.

Además de esto, el doctor Correia explica que en todos los casos la recuperación no es perfecta. Es decir, quedan cicatrices y los dedos puede que tengan cierta tendencia a estar caídos. Sin embargo, la mayoría de las veces los resultados son bastantes satisfactorios.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Medicina Deportiva.




4 Responses to “Niños: Qué hacer frente a la amputación accidental de dedos”

  1. Claudia Dice:

    Hola mi hijo de 3 años se corto su dedo índice con la cadena de una bici fija. El dedo no se desprendió x completo pero los médicos le dan tiempo hasta el lunes sino lo van a amputar. Su dedo tiene un color oscuro. Pero el no a tenido fiebre. X favor necesito saber si se puede recuperar su dedo urgente


  2. DIANA GARBAN Dice:

    Hola, mi hijo de 5 años se aprisiono con un portón de metal los dedos meñique, anular y medio de mano izquierda y le amputaron la punta del dedo anular. me gustaría saber si existe alguna cirujia que permita reconstruirle esa punta de su dedito y colocarle una uñida….
    SALUDOS, GRACIAS


  3. mada Dice:

    hola ami niño de 2 años ymedios se corto untrocito de dedo a nivel de la uñale salio un poquito de uña pero en las curas se le cayo y me gustaria saber si le volvera a salir su uña necesito una respuesta gracias


  4. johana Dice:

    Hola… Mi hija de 1 año y 3 semanas se corto un pedacito del dedo meÑiqe a nivel de la uña yo quiero saber si a ella le volvera a salir su uÑa. Por favor necesito una respuesta urgente.gracias


Deja un comentario