Novedoso tratamiento para combatir las hemorroides


Prurito anal, sangramiento, dolor al estar sentado y una o más protuberancias duras y sensibles en la zona, son algunos de los síntomas que sufren las personas que tienen crisis de hemorroides.

Dada las molestias que produce esta enfermedad, es indispensable un tratamiento que sea eficiente, rápido y que cause las menores preocupaciones posibles. Sobre todo porque este mal es sumamente habitual: estudios norteamericanos reflejan que esta patología afecta al 4,5% de la población general.
El doctor Ernesto Melkonian, cirujano de Clínica Alemana, explica que “en los últimos años ha aparecido una nueva técnica llamada PPH -Procedimiento para prolapso y hemorroides-. La intervención consiste en utilizar un instrumento que ocupa grapas o pequeños corchetes los que en lugar de extraer las hemorroides, como en la técnica clásica, los retrae y devuelve a su lugar original cortando a su vez el sangrado”.

La ventaja de esta cirugía es que es significativamente menos dolorosa que el procedimiento tradicional y la recuperación es sumamente rápida al no dejar heridas en el borde anal. Incluso hay pacientes que a los dos días ya empiezan a trabajar.

Esta técnica se utiliza para tratar hemorroides internas, principalmente cuando éstas tienden a salirse, a sangrar severamente y no responden a la terapia médica.

El procedimiento se realiza bajo anestesia general o regional y la hospitalización puede durar sólo 12 horas. En general se obtienen muy buenos resultados, sobre todo porque las personas tienen menos molestias en el periodo postoperatorio.

Sin embargo, el especialista aclara que “también se puede utilizar el tratamiento más convencional denominado hemorroidectomía quirúrgica, el que consiste en resecarlas con un electrobisturí. Este procedimiento se puede realizar tanto en las externas como internas, y también es definitivo”.

Ahora bien, con este tipo de cirugía el paciente pasa un mayor periodo de reposo, habitualmente entre 10 y 14 días.

Tratamientos para los primeros síntomas
Cabe precisar que en un comienzo esta enfermedad se trata médicamente y se recomienda una dieta rica en fibras; tomar abundante agua; evitar alimentos que sean irritantes, como pimienta, ají, alcohol o café en exceso; y efectuar baños de asiento caliente.

¿Cuándo se opera? Cuando estas crisis son muy repetidas, la zona sangra y duele a pesar de los tratamientos médicos o si se exteriorizan y la situación incomoda mucho al paciente.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario