Nuevo dermatoscopio digital: Un útil instrumento en el diagnóstico del cáncer de piel


En Chile 10 de cada 100 mil habitantes tiene cáncer de piel y no lo sabe, según cifras de la Corporación Nacional del Cáncer (CONAC). El problema es que muchos de ellos recién se enteran cuando es demasiado tarde, lo que se traduce en alrededor de 267 muertes al año por esta causa, de acuerdo al Ministerio de Salud.

El desarrollo de herramientas que permitan detectar esta patología precozmente puede significar un gran aporte en la reducción de esta cifra, ya que en etapas iniciales existe un 100% de probabilidades de tratarla con éxito. En cambio, dejar que un tumor crezca, puede reducir a la mitad las posibilidades de sobrevida.

Con el fin de promover la detección temprana, Clínica Alemana cuenta con el más sofisticado dermatoscopio digital a nivel nacional, un equipo que permite un diagnóstico bastante preciso del cáncer de piel, lo que lo transforma en una útil herramienta en la batalla contra esta enfermedad, sobre todo en etapas tempranas.

A diferencia del dermatoscopio tradicional utilizado hasta el momento, este nuevo equipo cuenta con una cámara de video que permite enfocar lesiones y aumentarlas desde 20 hasta 100 veces de tamaño igual que un microscopio.

Nuevo dermatoscopio digital: Un útil instrumento en el diagnóstico del cáncer de piel Exámenes y Equipo Médico

El jefe del Servicio de Dermatología de Clínica Alemana e impulsor de la dermatoscopía en Chile en los años 90, doctor Raúl Cabrera, explica que este nivel de amplificación permite analizar algunas lesiones que con el aumento del dermastoscopio tradicional no podían estudiarse, como los melanomas acrales (ubicados en las palmas de las manos y plantas de los pies) y las lesiones pequeñas de 3 a 4 milímetros de melanomas incipientes, registradas en formato digital mediante un sistema computacional que, además, permite estudiar el tipo de superficie, las variantes de colores y otros aspectos de los tumores cutáneos, ya que cada uno tiene características dermatoscópicas únicas y existen verdaderos “mapas dermatoscópicos” (algoritmos) para permitir su reconocimiento.

Asimismo, es posible almacenar las imágenes por áreas del cuerpo, con un código determinado. De esta forma, cuando el paciente asiste a los controles posteriores, el especialista puede comparar la evolución de la misma lesión, mediante un programa computacional especialmente diseñado para este fin. El equipo es capaz de comparar la información almacenada, procesar las características de la lesión (color, área, distribución de la melanina y vasos sanguíneos, entre otras) y asignar una puntuación de probabilidad de malignidad.

El doctor Cabrera asegura que este moderno dermatoscopio digital es una herramienta muy poderosa para el estudio de lunares, ya que la información que aporta, en conjunto con el examen clínico del dermatólogo, permite determinar con bastante precisión si se trata de lesiones malignas.

Otros usos

En los últimos años se ha visto que existen otras patologías cutáneas que también pueden ser estudiadas con dermatoscopía, como por ejemplo, la sarna y otros parásitos que no son visibles para el ojo humano.

“En general este equipo ha permitido disminuir el número de biopsias innecesarias por fallas de diagnóstico clínico (al ojo desnudo), y en aquellas lesiones sospechosas en las cuales se debe hacer una biopsia, permite señalar mediante una fotografía dermoscópica la zona en la cual la biopsia resultaría más eficiente al realizar más cortes histológicos de esa zona”, explica.

Sin embargo, el dermatólogo enfatiza que para obtener los resultados deseados es fundamental que el especialista que opera este sistema tenga un conocimiento acabado en dermatoscopía.

¿Qué es la dermatoscopía?

La dermatoscopía, llamada microscopía de epiluminiscencia, se utiliza para diagnosticar las lesiones pigmentadas de la piel, porque permite visualizar con un lente de aumento las características morfológicas que el ojo desnudo no puede ver. Se logra observar el tumor con un sistema de ampliación de imágenes después de cubrirlo con un aceite para facilitar la penetración de la luz.

El examen tiene una duración variable. Dependiendo del número de lesiones a analizar puede tardar desde minutos hasta media hora (mapeo general). Una vez efectuado el escaneo de todas las lesiones pigmentarias, el procesamiento de los datos sólo toma algunos minutos. Es muy importante que el profesional que lo realice esté bien formado, ya que de lo contrario, los resultados obtenidos no aportan mucho al diagnóstico.

Califica este Artículo
1 / 5 (1 votos)

Categoría: Exámenes y Equipo Médico.




Deja un comentario