Pediculosis: Cómo ir al colegio sin extraños en la cabeza


Llegó marzo y junto con despedirse de las vacaciones, los niños se preparan para entrar a clases. Atrás queda el verano, los campamentos y todas las actividades, que en ocasiones, facilitan la aparición de los desagradables “piojos” en la cabeza de los menores.

La pediculosis se produce con mayor frecuencia en esta época, ya que los niños, al jugar, tienen mucho contacto entre ellos. Otra de las especiales fechas de contagio es el invierno, cuando los menores están en ambientes muy cerrados.

“Para que el piojo se pueda contagiar tiene que haber un contacto directo entre pelo y pelo. Estos parásitos no tienen alas, ni patas saltarinas. Otra de las formas de adquirirlos es por medio de un vehículo de transporte compartido, como peinetas, escobillas, pinches, bufandas y gorros”, señala la doctora Julita Cofré, dermatóloga infantil de Clínica Alemana.

Para evitar que estos parásitos invadan los colegios, es importante revisar a los niños justo antes de entrar a clases. Si todos los padres se preocupan de este tema, se reduce de forma considerable el contagio dentro de los establecimientos.

La especialista también recomienda hacer una revisión constante en el cabello de los menores cada quince días. En niños que son propensos al contagio, se debería hacer una vez a la semana.

Otra medida que ayuda a no tener pediculosis es que los varones tengan el pelo corto y que las niñas lo usen tomado.
Sin vergüenza
Uno de los principales factores que ayuda a que estos parásitos se expandan dentro de los establecimientos educacionales es que los padres, muchas veces, sienten vergüenza de que sus hijos estén infestados.

Al respecto, la doctora Cofré advierte que en Chile se asocia erróneamente tener piojos con la falta de aseo, y sostiene que, simplemente, son factores circunstanciales los que ayudan a su contagio.

En este sentido, se recomienda que cuando un padre advierta que su hijo tiene este problema avise inmediatamente al colegio. De esta forma se puede evitar una mayor propagación, ya que el resto de las familias de los compañeros puede comenzar a tomar las medidas para detectar y, eventualmente, tratar el problema.

La especialista afirma que es un error que los colegios pidan a los alumnos que se laven el pelo con un shampoo pediculicida como forma de prevenir el contagio. Esto puede ocasionar que el parásito aumente la resistencia al producto químico.

Revisión y tratamiento
“Para hacer una buena revisión hay que poner la cabeza del niño bajo una luz adecuada. Si es de día, bajo el sol, si no bajo una lámpara que permita ver bien. Entonces, se tiene que buscar en las zonas más calentitas, que es donde mayor frecuencia hay piojos. Éstas son la parte posterior de la raíz de la cabeza, donde se junta el pelo con el cuello, y detrás de las orejas”, señala la doctora Cofré.
Si al hacer este procedimiento se encuentra presencia de piojos adultos o liendres (huevos), hay que comenzar inmediatamente un tratamiento. La especialista explica que los productos más efectivos son las cremas que se mantienen en el pelo por periodos de seis u ocho horas.

Luego de aplicar el producto, éste se debe enjuagar con una mezcla hecha con la mitad de agua y la mitad de vinagre. Este último cumple la función de ayudar a disolver el pegamento que mantiene el huevo adherido al pelo.

Posteriormente, hay que pasar la peineta por el cabello húmedo para sacar a los piojos adultos. Una vez realizado esto, se deben buscar las liendres. Esto se hace con el pelo seco y con un peine fino para que sean arrastradas.
Para tener en cuenta:
– No hay productos químicos especialmente hechos para evitar el contagio.

– Una buena comunicación entre los apoderados y el colegio es vital para frenar la propagación.

– En la mayoría de las ocasiones la pediculosis persiste por no hacer correctamente el tratamiento.

Para que este tratamiento sea afectivo no hay que lavar el pelo con ningún shampoo tradicional dentro de los próximos tres días después de hecho. La idea es que quede el producto parcialmente en el cabello y siga actuando sobre los elementos que no hayan sido muertos o retirados inmediatamente.

Además, el resto de la familia también debe revisarse para así controlar de mejor forma el problema.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario