Pólipos Nasales: Una enfermedad frecuente en primavera


Respirar por la boca, obstrucción del aire que pasa por la nariz, deterioro del olfato, romadizo y sensación de tener la cara hinchada, son algunos de los síntomas que tienen las personas que presentan pólipos nasales.

El otorrinolaringólogo de Clínica Alemana doctor José Abiuso, explica que esta patología se origina en las fosas nasales o en las cavidades perinasales. “Son aumentos de volúmenes blandos semi trasparentes, con contenido en su interior de tejido inflamatorio, pero que no constituyen un tumor”.

La enfermedad se produce si la persona tiene sinusitis crónica o procesos inflamatorios alérgicos, sin embargo, hay un grupo de pacientes en los cuales es imposible determinar su origen.

El especialista señala que los pólipos nasales se manifiestan principalmente en adultos y su frecuencia aumenta según la estacionalidad. De esta forma, se aprecian más en primavera y verano debido al aumento de las alergias o por practicar demasiada natación y pasar muchas horas en el agua. También se manifiesta en otoño, por el recrudecimiento de la sinusitis y la contaminación ambiental.

Precisa que “es común escuchar el término pólipos nasales para los adenoides de los niños, que es un tejido normal que crece en la rinofaringe y que produce problemas de respiración bucal o de infección. Sin embargo, en los menores, en realidad, no son pólipos nasales sino que adenoides, que es otra cosa”.

Los esperados tratamientos
El primer paso es el diagnóstico, el que se realiza a través de una rinoscopía. Con este instrumento, el médico puede visualizar fácilmente los pólipos que, por lo general, se originan en las dos cavidades nasales de forma múltiple.
“Además, se puede estudiar a los pacientes utilizando el scanner, para delimitar de forma correcta de dónde emerge el pólipo, es decir, si se origina sólo en la fosa nasal o proviene de alguna cavidad perinasal, por ejemplo, del maxilar o la zona del etmoides, ubicada entre el tabique nasal y la órbita del ojo”, dice el otorrinolaringólogo.

Pero sin duda, lo más importante es el tratamiento. Muchas veces esta enfermedad se puede controlar con procedimientos médicos. De esta forma, la infección se trata con antibióticos y se utilizan inhaladores tópicos nasales en base a corticoides para reducir los pólipos.

¿Cuándo el paciente se debe someter a una intervención quirúrgica? La cirugía se realiza cuando el control médico fracasa, es decir, cuando siguen los pólipos en la zona, no se logra contener la inflamación y se repiten los fenómenos de infección recurrentemente.

El doctor Abiuso explica que “esta cirugía se efectúa con técnicas endoscópicas, donde se introducen instrumentos quirúrgicos por los orificios de la nariz, efectuándose una etmoidectomia para extraer los pólipos en su totalidad”.

El procedimiento requiere anestesia general y es ambulatorio, ya que es poco invasivo y el paciente casi no queda con dolor.

Sin embargo, a pesar de los tratamientos, esta enfermedad puede volver en el tiempo, ya sea por factores estacionales, alergias crónicas o porque no se ha podido controlar la patología de base. En estos casos, los pacientes deben estar en permanente tratamiento médico.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Preguntas y Respuestas.




Deja un comentario