Polisomnograma: Un riguroso registro del sueño


Dormir mal es hoy uno de los problemas de salud más extendidos y también uno de los menos tratados, debido en gran medida al desconocimiento por parte de la población de los nocivos efectos que puede tener para la salud.

Las investigaciones médicas en torno al sueño -que se iniciaron hace alrededor de tres décadas- han permitido estudiar las patologías relacionadas con este campo y, gracias a los avances alcanzados, hoy es posible realizar un diagnóstico bastante certero de muchas de ellas. Una de las principales herramientas utilizadas para esto es el polisomnograma, un examen que permite registrar todas las variables relevantes durante una noche de sueño.

Este estudio se indica principalmente en personas que sufren de apnea del sueño (pausas de la respiración mientras se duerme); roncopatía, y parasomnias (movimientos anormales durante el sueño), como pesadillas y terror nocturno. Con menor frecuencia, se utiliza también en pacientes con narcolepsia (somnolencia excesiva durante el día), y en quienes sufren de insomnio, cuando se sospecha que el origen es otra patología, como apnea del sueño o el Síndrome de Piernas Inquietas. También se efectúa en niños con apnea central, una alteración en el centro de control respiratorio del cerebro.

La doctora Mónica González, neuróloga del Centro de Trastornos de Sueño de Clínica Alemana, explica que “la mayoría de las personas piensa que tener apnea y roncar es casi normal, y no saben que estas patologías están directamente relacionadas con un mayor riesgo de sufrir otras enfermedades, como infarto cardiaco, ataque cerebrovascular e hipertensión arterial, además de accidentes automovilísticos, que son siete veces más frecuentes en personas con estos problemas. Por eso es tan importante detectar y tratar los trastornos del sueño”.

¿En qué consiste el examen?
El polisomnograma es un registro no invasivo, por lo que no significa ninguna molestia o dolor para el paciente, quien debe solamente dormir una noche en la Clínica, donde serán evaluados distintos factores.
El examen se realiza en el Centro de Trastornos del Sueño de Clínica Alemana, que cuenta con dos habitaciones exclusivas para este estudio, donde los pacientes son monitorizados a distancia, es decir, desde una sala de control externa operada por técnicos en polisomnografía.

Ese día, el paciente debe llegar a las 19:00 hrs. para que se familiarice con la habitación y, dos horas más tarde, comienza a ser preparado para el estudio. Éste contempla un electroencefalograma acotado que registra las etapas del sueño. “De esta forma podemos ver si éste es de predominio superficial, lo cual implica reducción porcentual de las etapas profundas más “reponedoras”, o si la persona despierta frecuentemente en la noche y la eventual causa de esto, entre otras cosas”, explica la especialista.

También estudia el funcionamiento cardiorrespiratorio, a través de un sensor buco-nasal que evalúa la entrada de aire por nariz y boca, mientras los sensores de abdomen y tórax identifican los movimientos del esfuerzo respiratorio, lo que permite ver si hace pausa o apnea. La saturación de oxígeno en la sangre también se mide segundo a segundo, al igual que los posibles cambios en el ritmo cardiaco. Asimismo, mediante un micrófono, es posible registrar el porcentaje del tiempo que el paciente está durmiendo y roncando.

Existe otro sensor especial que permite al médico que revisa el examen saber la posición del paciente mientras duerme, para evaluar si las apneas y ronquidos tienen directa relación con la postura, lo que permitiría dirigir la terapia. Para evaluar si existen otro tipo de patologías, como piernas inquietas o movimientos periódicos, se colocan otros electrodos en las extremidades inferiores. Todo esto puede ser complementado con la observación directa -mediante cámaras- de la persona mientras duerme.

Como los trastornos del sueño implican el compromiso de varios sistemas del organismo, toda la información obtenida es evaluada por neurólogos y médicos broncopulmonares. El equipo está integrado también por dos enfermeras especializadas que se preocupan de la etapificación de los registros polisomnográficos, además de la coordinación, educación y orientación de pacientes.
El equipo multidisciplinario del Centro de Trastornos del Sueño de Clínica Alemana, también cuenta con otorrinolaringólogos, psiquiatra y cirujano maxilofacial, todos subespecializados en estas patologías.

El estudio integral de los trastornos del sueño cobra cada día mayor importancia, sobre todo si se considera que existen investigaciones, como la del Instituto Nacional de la Salud de Bethesda (Estados Unidos), que revelan una clara relación entre la cantidad y la calidad del sueño, el estado de salud y la esperanza de vida.

Instrucciones previas al examen
El paciente que se realizará un polisomnograma debe:

– Tomar sus medicamentos como de costumbre
– No haber bebido alcohol horas previas al estudio
– No haber dormido siesta

Califica este Artículo
5 / 5 (1 votos)

Categoría: Exámenes y Equipo Médico.




3 Responses to “Polisomnograma: Un riguroso registro del sueño”

  1. Antonio Cáceres Narváez Dice:

    Me parece muy interesante la explicación que dan en este artículo es posible saber cuanto cuesta hacerse este procedimiento.


  2. jose Dice:

    ¿CUANTO ME SALE EL EXAMEN?


  3. GLADYS Dice:

    CUANTO ME SALE EL EXAMEN


Deja un comentario