¿Qué es la peste de la cachetada?


Un enrojecimiento brillante en las mejillas es el principal signo que presentan los niños que contraen megaloeritema, como si hubieran sido abofeteados.

Por sus síntomas, esta patología más conocida como peste de la cachetada llamada también eritema infeccioso- tiene una gran similitud con el sarampión, la rubéola, otras infecciones víricas y reacciones medicamentosas.

La enfermedad se define por la aparición de un leve y difuso enrojecimiento en la piel que en el 70% de los casos afecta a niños. Sin embargo, en ocasiones también puede manifestarse en adolescentes y adultos, quienes son más susceptibles y tienden a padecer infecciones más agudas.

Esta infección viral, producida por el parvovirus B19, tiene un periodo de incubación promedio de 16 días, luego aparecen malestares como fiebre, dolor de cabeza y discretos síntomas de tipo catarral como tos, romadizo e inflamación de ganglios.

¿Qué es la peste de la cachetada? Preguntas y Respuestas

Asimismo, surgen manchas rojas en ambas mejillas, con una aureola pálida alrededor de la boca, lo que da al niño el aspecto de haber recibido una cachetada. Si bien la piel se siente más caliente en estas zonas no es doloroso al tacto.

Sus manifestaciones pueden durar más de una semana con aparición de pequeñas reactivaciones de la irritación cuando se expone al sol. Aunque la principal característica de la enfermedad de la cachetada son las mejillas coloradas, también se percibe eritema en el tronco y la parte proximal de las extremidades. Sin embargo, no afecta las palmas de las manos ni la planta de los pies. El diagnóstico se realiza mediante la observación clínica del exantema, excluyendo otros procesos. En laboratorio, no existen datos fidedignos que precisen la presencia de este virus, pero como referencia se miden los niveles de anticuerpos en la sangre.

La infección se da en forma de brotes epidémicos durante el periodo escolar, con más frecuencia entre invierno y primavera.

Una vez que aparecen las manchas deja de ser contagiosa, por lo que no es necesario que el niño se quede en la casa y tampoco requiere de tratamiento especial, pues no provoca molestias.

En adultos

Cuando esta enfermedad se da en adultos es muy frecuente que afecte a las grandes articulaciones, como muñecas, manos, rodillas y tobillos, provocando dolor e inflamación articular.

En adolescentes y adultos jóvenes, principalmente se asocian inflamaciones y dolores articulares que persisten hasta la resolución del cuadro exantemático. Asimismo, hay que prestar especial atención si se produce durante el primer o segundo trimestre del embarazo, ya que puede ocasionar una infección fetal y desencadenar un aborto espontáneo, muerte del feto o una anemia importante del bebé.

Si bien no existe tratamiento antiviral específico ni vacuna contra este virus, en la mayor parte de los casos no es necesario administrar medicamentos, ya que el eritema cede espontáneamente entre una y tres semanas.

Si la fiebre es alta o el niño se queja de dolor articular o edema doloroso, se pueden administrar analgésicos y/o antiinflamatorios no esteroideos.

Califica este Artículo
5 / 5 (2 votos)

Categoría: Preguntas y Respuestas.




Deja un comentario