Recuperar la sonrisa en la tercera edad


El cuidado de los dientes es algo que se tiene que tener presente toda la vida. Sobre todo en la tercera edad, cuando por un deterioro propio de los años se comienzan a perder las piezas dentales con mucha más facilidad.

Una de las principales medidas preventivas que hay que tomar es otogar especial atención a la dentadura que el paciente aún conserva.

“El adulto mayor que tiene dientes propios debe cuidar el estado de sus encías, controlar que no se produzcan caries y hacer higienizaciones periódicas”, señala el doctor Alfredo Gantz, jefe del Departamento de Odontología y Cirugía Máxilo Facial de Clínica Alemana.

Junto con esto, el especialista explica que a lo largo de la vida, en muchas ocasiones la gente deja de controlarse, ya que no existe una cultura del cuidado de los dientes. Es así como, cuando se llega a la tercera edad, el principal problema que se presenta es la pérdida de altura del hueso que soporta las piezas dentarias.

Y si bien la prevención es fundamental, pueden subsistir problemas fisiológicos que lleven inevitablemente a la pérdida de las piezas dentales.

Modernas alternativas
Las opciones que los adultos mayores tienen en la actualidad son mucho más amplias que las clásicas prótesis removibles.
La alternativa más cómoda y duradera es el implante: dientes de acrílico o porcelana que se atornillan a un perno de titanio puesto dentro del maxilar.

El doctor Gantz explica que si bien cada persona debe ser evaluada para saber si se puede someter a esta cirugía, en la mayoría de los casos es posible efectuarla.

Hay ocasiones en que el buen estado del paciente permite que el proceso se realice en un solo día. “Se pueden, incluso, colocar los implantes y poner la prótesis en la misma cirugía”, señala el especialista.

Lo que sí hay que tener en cuenta es que una vez que las prótesis están en la boca, se debe seguir con los cuidados. “Si no se controla puede tener algún tipo de desajuste o comenzar a perder engranaje que haya una buena mordida. Es posible que se generen presiones que, a la larga, van a dañar la integración de los huesos con el implante”, advierte el doctor Gantz.

Si el adulto mayor sigue visitando al dentista y controlándose, podrá hacer una vida totalmente normal. Sobre todo, porque se evita los problemas que traen las prótesis removibles, que pueden ocasionar úlceras o tendencia a la formación de hongos.
El doctor Gantz explica que ésta no es una cirugía dolorosa y que Clínica Alemana ha efectuado este procedimiento en muchos adultos mayores con óptimos resultados.

Una vez que el paciente tiene sus nuevos dientes puede comer de forma normal. Esto es fundamental, ya que en esta edad muchas personas -debido a la falta de dentadura- evitan comer ciertos alimentos, lo que puede llevar a una mala nutrición.

Otra ventaja que trae este tratamiento es que se pueden deglutir en forma óptima las comidas. Con esto se evitan trastornos intestinales, derivados de la mala trituración.

Si bien esta alternativa es más costosa, permite que el paciente recupere su sonrisa con una mayor duración, aunque hay que tener en cuenta que el control periódico es importante.
A considerar:

– Un paciente que recurre regularmente a controles, es decir, dos veces al año, reduce los riesgos de perder piezas dentarias.

– Se debe tener especial cuidado con los alimentos, como los dulces, que facilitan la salida de caries.

– La falta de dientes puede producir problemas intestinales, ya que el paciente no puede deglutir correctamente los alimentos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Odontología.




Deja un comentario