Reducción mamaria con menos cicatrices


Mientras muchas mujeres envidian el busto y las formas exuberantes de modelos y figuras televisivas del momento, hay otras que lo único que quieren es reducir el volumen de sus pechos porque encuentran que no son proporcionales a su cuerpo, situación que muchas veces repercute en su femineidad y autoestima. Incluso, hay casos en que el exceso de peso de las mamas causa dolor de cuello y espalda, además de deformidades en la columna e importantes problemas psicológicos.

Con el objetivo de dar una solución, la cirugía plástica ha desarrollado técnicas de reducción mamaria o mamoplastías de reducción, intervenciones que cada vez tienen más demanda y que han evolucionado de acuerdo a las distintas necesidades de las pacientes.

Una de las últimas técnicas en este sentido permite mejorar los resultados estéticos, al disminuir la cantidad de cicatrices que suele dejar este tipo de procedimiento.
Hasta hace poco la mayoría de estas cirugías requería de tres incisiones: una alrededor de la areola (periareolar), otra vertical que va desde la aréola hasta el surco submamario y otra horizontal en el surco, lo que deja una cicatriz final en forma de ancla. Hoy, gracias a un novedoso método, hay casos en que basta con efectuar sólo las dos primeras, lo cual evita dejar la cicatriz más difícil de ocultar con el bikini o el sostén, que es la horizontal.
Además de evaluar el resultado final en la forma de las mamas luego de la reducción, también es importante considerar que la calidad de la cicatriz depende de factores que son inherentes a cada paciente, lo cual es difícil de predecir.

Esto significa que en cirugías en que se obtiene una forma muy satisfactoria, se pueden presentar cicatrices inestéticas. Para evitar que esto ocurra hay que realizar un adecuado y precoz manejo preventivo de la cicatrización patológica, mediante sistemas compresivos.

La doctora Florencia Haack, jefa de la Unidad de Cirugía Plástica de Clínica Alemana, acaba de realizar una estadía en la prestigiosa Clínica TEKNON de Barcelona, España, donde tuvo oportunidad de perfeccionarse en esta técnica con uno de los más importantes especialistas europeos, el doctor Vicente Paloma.

La especialista explica que la reducción mamaria con menos cicatrices sólo se puede efectuar en mujeres que tienen hipertrofia mamaria leve o moderada, es decir, mamas con un tamaño mayor de lo acostumbrado, pero no excesivamente voluminosas, “ya que cuando se trata de hipertrofias mamarias severas se requiere de una cirugía de reducción con cicatrices tradicionales, que la paciente suele asumir con gusto porque el beneficio obtenido es mucho mayor”.

Sin embargo, agrega que “hay mujeres con mamas muy grandes cuyo volumen está dado principalmente por tejido graso, el que predomina sobre el glandular propiamente tal. En estos casos la reducción mamaria es recomendable realizarla mediante una lipoaspiración, intervención que deja cicatrices mínimas”.

De esta forma, cada paciente debe ser cuidadosamente evaluada por el cirujano, quien determinará de acuerdo a las características individuales qué técnica aplicar. “De esto dependerá si se obtiene o no un buen resultado, que es el que persiste en el tiempo”.
– ¿Se pierde sensibilidad luego de una reducción mamaria?
Sí, aunque es variable de una paciente a otra. Puede haber una pérdida parcial de la sensibilidad del pezón y la areola porque necesariamente hay que cortar filetes nerviosos.

En estos casos la sensibilidad se reduce entre 20 y 50%.

– ¿Afecta de alguna manera la lactancia?
Depende de la técnica utilizada en la intervención.

La mayoría de ellas conservan parcialmente los conductos galactóforos (los que llevan la leche desde la glándula al exterior), por lo tanto, es posible amamantar pero con menor volumen de leche, ya que al reducir el tamaño de la glándula disminuye su producción.

– ¿Cuáles pueden ser las principales consecuencias de realizarse esta cirugía con un cirujano que no está debidamente entrenado?
Una complicación bastante seria es que se produzca una necrosis o muerte de la areola y del pezón.

Esto sucedo cuando el cirujano no sabe aplicar bien la técnica y secciona todos los vasos sanguíneos y terminaciones nerviosas que alimentan a estos tejidos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario