Retención de líquidos en verano


La retención de líquidos o edema es un trastorno metabólico en el que se acumula agua u otras sustancias en el organismo. El evento primario de este problema es la retención de sodio que permite la acumulación de líquido y la formación de edema.

Las principales razones de esta patología son la dificultad de circulación de sangre en las venas, como por ejemplo las varices; el aumento de la permeabilidad de los vasos capilares; ejes hormonales mal regulados, como un edema pre menstrual, y muy raramente problemas renales o insuficiencias cardíacas.

Existen otras causas que contribuyen a la retención de líquidos, como estar mucho rato de pie, permanecer varias horas sentado y utilizar ropas muy apretadas que disminuyen la corriente sanguínea.

Otro de los motivos más corrientes es el embarazo, proceso en el que puede haber hinchazón debido a los cambios hormonales que afectan el intercambio de líquidos.

Retención de líquidos en verano Belleza

En la época de verano este problema aumenta debido a la dilatación de las arteriolas por el calor, lo que hace que llegue más sangre a los capilares, suba la presión local, se vierta líquido a los tejidos y se forme el edema.

También influye la luz solar, ya que los capilares se hacen más permeables, lo que permite un mayor paso de líquido a los tejidos. Sin embargo, los edemas causados por el calor no son graves, por lo que no deben ser tratados con diuréticos.

Las mujeres son las más propensas a edemas benignos. Esto debido al síndrome pre menstrual idiopático (de origen poco claro), y por el abuso de diuréticos con fines estéticos.

Tratamiento

Desde que se hacen visibles los síntomas, lo mejor es consultar al médico, nunca automedicarse, en ningún caso tomar diuréticos y, ante todo, restringir la sal de la dieta diaria.

Si el edema es de causa venosa o idiopático es bueno usar una media elástica y si es sólo de origen venoso, además de las medias elásticas, es útil tenderse una hora después de almuerzo con las piernas levantadas.

También es conveniente aumentar el consumo de agua, hacer ejercicio físico y llevar una dieta sana y equilibrada. Se recomienda eliminar de las comidas todos los alimentos con un alto contenido de sodio, que favorecen la retención de líquido, tales como productos procesados, comida rápida, salsa soya, mantequilla, salsas preparadas (ketchup, mayonesa, salsa ranch), sopas para uno, concentrados de carne, embutidos como las prietas, vienesas y longanizas, y quesos amarillos.

Se recomienda también utilizar condimentos naturales como jugo de limón, perejil, cilantro, vinagre, ajo, orégano, albahaca, ciboulette y pimentón, entre otros.

Dieta recomendable para un adulto sin enfermedades diagnosticadas (1.500 calorías)

 

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Belleza.




Deja un comentario