Selección de candidatos e indicaciones para trasplante de pulmón


En general, se considera que cualquier enfermedad pulmonar de carácter terminal puede ser tributaria de transplante de pulmón. De forma genérica se consideran candidatos aquellos pacientes con edad inferior a los 65 años y una esperanza de vida inferior a los dos años. Este último aspecto es, obviamente, difícil de precisar y se considera que se ha alcanzado el momento adecuado cuando la calidad de vida es lo suficientemente mala como para precisar el trasplante y el estado físico lo suficientemente bueno como para tolerar la intervención quirúrgica. La mayor parte de los procedimientos en los adultos se realizan por alguno de las siguientes motivos: enfisema, fibrosis quística y fibrosis pulmonar.

Selección de candidatos e indicaciones para trasplante de pulmón Salud Pública

En el caso del enfisema pulmonar, se consideran candidatos a trasplante, los pacientes con valores de FEV 1 tras broncodilatación inferiores al 20-25% del valor de referencia, en especial si se asocian con hipercapnia y/ o hipertensión pulmonar. Se debe determinar la evolución de la enfermedad y el ritmo de deterioro funcional, así como la frecuencia y gravedad de sus exacerbaciones. Cuando la afectación enfisematosa es heterogénea y no se acompaña de hipercapnia ni de hipertensión pulmonar, una alternativa terapéutica al trasplante es la cirugía de reducción de volumen pulmonar.

En los pacientes con fibrosis quistica, además de su situación funcional respiratoria, se deben tener en cuenta en la indicación del transplante de pulmón otros aspectos pronósticos importantes, como la desnutrición, el ritmo de deterioro clínico y funcional, la aparición de complicaciones, así como la intensidad de la hipoxemia y la aparición de hipercapnia. También son candidatos a transplante de pulmón los pacientes con bronquiectasias de otra etiología.

En las enfermedades intersticiales, cuyo principal representante es la fibrosis pulmonar idiopática. Se debe iniciar la valoración del trasplante en presencia de enfermedad sintomática y progresiva a pesar del tratamiento con glucocorticoesteroides y/o otros inmunosupresores, y cifras de capacidad vital y/o DLCO inferiores al 50-60% del valor de referencia.

La aparición de nuevos fármacos vasodilatadores han mejorado el pronóstico de la hipertensión pulmonar primaria y, actualmente, es una causa relativamente rara de Transplante de pulmón. Los pacientes con hipertensión pulmonar secundaria a cardiopatía congénita (enfermedad de Eissenmenger) tienen, en general, mejor pronóstico que los enfermos con hipertensión pulmonar primaria.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Salud Pública.




Deja un comentario