Sistema pulmonar del recién nacido


Por lo general, la ramificación dicótoma del árbol bronquial se termina para la 16a semana de gestación. No se observan alveolos reales hasta las semanas 24 a 26a. Por tanto, el área de superficie aire-sangre para la difusión del gas está muy limitada si el feto nace a esta edad. Entre las semanas 24 y 28% las células cuboides y cilíndricas se hacen más planas y empiezan a dife-renciarse en neumocitos tipo I (células de revestimiento) o tipo II (granulares), o ambos. Entre las semanas 26 y 32a los sacos aéreos terminales comienzan a dar lugar a los espacios aéreos. A partir de las semanas 32 a 36a ocurren los brotes adicionales de estos espacios aéreos y los alveolos se vuelven numerosos. Al mismo tiempo, una combinación de fosfolípidos de superficie activa o sustancia tensoactiva pulmonar empieza a revestir los espacios aéreos terminales. Estos componen-tes son producidos por neumocitos tipo II y son extremadamente importantes para conservar la estabilidad alveolar.
El cambio del patrón de los fosfolípidos del líquido amniótico, lecitina y esfingomielina se emplea para valorar la madurez pulmonar fetal. Una proporción mayor de 2 se considera compatible con la función pulmonar madura. La ausencia de cantidades adecuadas de sustancia tensoactiva ocasiona enfermedad de membranas hialinas o síndrome de insuficiencia respiratoria. En Estados Unidos, la enfermedad de membrana hialina la padece cerca del 10% del total de los recién nacidos de pretérmino y es la causa principal de morbilidad y mortalidad (30%). Otros trastornos relacionados con la insuficiencia pulmonar en el neonato incluyen retardo de la absorción pulmonar fetal (síndrome de pulmón húmedo), neumonía por aspiración intrauterina (aspiración de meconio) y neumonía intraparto. En todos estos trastornos se puede requerir intubación endotraqueal y ventilación mecánica para la hipoxia, retención de CO, o apnea.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario