SUSTANCIA TENSOACTIVA en el recién nacido


Se piensa que la deficiencia de sustancia tensoactiva es la causa principal de la enfermedad de membrana hialina. El tratamiento de sustitución del factor tensoactivo mejora la oxigenación efectiva. Tres preparaciones de este agente han estado bajo investigación: a) factor tensoactivo derivado del pulmón bovino o por-
cino, b) sustancia tensoactiva humana extraída del líquido amniótico y c) factor artificial. Se han publicado estudios aleatorios en varios centros para la sustancia tensoactiva bovina modificada” y el factor artificial.19
En un estudio de 1990 se administró la preparación bovina en una dosis única a través de una sonda endotraqueal, 12 minutos en promedio después del nacimiento. Estos pacientes demostraron cambios radiográficos menos graves a las 24 horas de edad, en comparación con los recién nacidos que recibieron placebo. No se observó diferencia en el estado clínico siete y 28 días después del tratamiento, en comparación con el placebo.
En el estudio con el factor artificial efectuado en 1991, los neonatos de pretérmino se seleccionaron al azar para recibir una dosis de sustancia tensoactiva o placebo aéreo. En este estudio se observó una notable reducción del número de muertes atribuidas a enfermedad de membranas hialinas, incidencia de escapes aéreos pulmonares, requerimientos de oxígeno y presión promedio de las vías respiratorias en los sujetos tratados con factor tensoactivo respecto del grupo control.
También se ha informado una serie de casos no controlados en los cuales se administró sustancia tensoactiva a recién nacidos de término, con neumonía y aspiración de meconio, con una mejoría significativa de la oxigenación después del tratamiento.20 Aunque éstos y otros informes son muy prometedores, son necesarios más estudios para determinar la dosis más efectiva, el número de dosis y el mejor momento para instituir esta forma terapéutica. El tratamiento con sustancia tenso-activa es una adición importante al cuidado pulmonar del recién nacido de pretérmino.
Un estudio multicéntrico reciente publicó que el tratamiento con factor tensoactivo en la parte inicial de la evolución de la insuficiencia respiratoria del neonato de término derivó en un requerimiento mucho menor de oxigenación con membrana extracorpórea sin causar morbilidad adicional. Varios estudios multicéntricos recientes compararon la eficacia y los índices de complicaciones del tratamiento mediante factor tenso-activo sintético con la terapéutica que utiliza cánula con sustancia tensoactiva de ternera para la insuficiencia respiratoria neonata1.21-24
Los resultados de un estudio sugieren que es preferible una preparación de factor tensoactivo del pulmón de terneras que la forma sintética porque tiene menor incidencia del síndrome de insuficiencia respiratoria, la gravedad de la enfermedad pulmonar inicial es menor, se desarrollan menos fugas de aire y los índices de mortalidad general son más bajos. Sin embargo, el factor de pulmón de ternera se acompaña de mayor riesgo de hemorragia intraventricular. Otros estudios refieren que la sustancia tensoactiva de pulmón de ternera tiene efectos más rápidos, pero no observaron una diferencia significativa en el índice de complicaciones en comparación con los agentes sintéticos. No obstante, existe el apoyo para las preparaciones sintéticas de factor tensoactivo. Este apoyo se basa en la ventaja teórica de un posible menor riesgo de hemorragia intraven tricular, menor exposición a antígenos animales con las reacciones subsecuentes y menor costo total. Se espera que los estudios futuros suministren mayor información acerca de las aplicaciones apropiadas de los agentes disponibles.
VIGILANCIA
La vigilancia continua de los índices fisiológicos proporciona datos que ayudan en la valoración de la respuesta al tratamiento y tendencias que pueden explicarse para predecir la catástrofe. Muchos episodios de “deterioro súbito” en pacientes gravemente enfermos son vistos en retrospectiva como cambios del padecimiento clínico que se había presentado durante algún tiempo.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario