Tercera edad: cuando se come sin sabor


Es un hecho que con el paso de los años se va produciendo, poco a poco, un deterioro en diferentes partes del organismo. Uno de los ámbitos que se ve afectado es la percepción de cómo saben los alimentos.

Para hablar de este tema, hay que tener claro que el sabor que se siente de las comidas es una integración entre el gusto, que se percibe en la boca donde se diferencia lo dulce, salado, amargo y ácido y el olfato, que también es parte importante de esta apreciación.

Otros factores que influyen son, por ejemplo, la temperatura y textura de las comidas. La conjunción de todas estas variables hace que, finalmente, las personas sientan placer al comer cierto tipo de alimentos.

Dependiendo del estado de salud en que los adultos mayores lleguen a esta etapa de la vida, los problemas que se presentan son diferentes.

“En condiciones normales, el gusto en el adulto mayor no cambia. Lo que sí se ha demostrado que se altera es el olfato, ya que hay una disminución de los terminales nerviosos. Por lo tanto, debido a que este sentido es una parte integrante del sabor, se aminora la percepción de los alimentos”, explica el doctor Eric Blake, jefe de la Unidad de Geriatría de Clínica Alemana.
El especialista advierte que esta patología, conocida como hiposmia, incide directamente en la percepción del sabor, pero que no presenta mayores problemas para el adulto mayor.

Diferente es el caso de los personas de la tercera edad que están en el grupo de los pacientes no sanos y que, debido a varios factores, sí presentan alteraciones en el gusto.
Recomendaciones:
– No tomar medicamentos que no sean estrictamente necesarios.

– Mantener una buena higiene bucal.

– Mantener las prótesis dentales en buen estado.

– No fumar, ya que esto altera el gusto.

Está comprobado que el uso de ciertos medicamentos, cuya ingesta aumenta en este tipo de pacientes, cambia este sentido. Esto pasa, por ejemplo, con el fierro y con algunas vitaminas.

Para esto, el doctor Blake recomienda que los pacientes sólo ingieran medicamentos recetados por los médicos. Es decir, los que son estrictamente necesarios.

La presencia de hongos y bacterias, más comunes en la tercera edad, también son factores que llevan a la disminución del gusto. Para evitar la posibilidad de que esto ocurra es fundamental tener una muy buena higiene bucal.
pérdida del gusto. Es por esto que hay que visitar al dentista y revisarlas constantemente.

¿Qué hacer?
La poca percepción de lo que se ingiere puede provocar que los pacientes de tercera edad no tengan ganas de consumir alimentos. “Las personas que están menos motivadas probablemente tienen una tendencia mayor a comer menos y, por lo tanto, a bajar de peso”, explica el doctor Blake.

El especialista recomienda que, dependiendo de las condiciones de salud de los pacientes, se pruebe con condimentos, como el limón, cilantro, ají o perejil. De esta forma se puede intentar que los adultos mayores sientan otros sabores.

Con estas simples recomendaciones se puede hacer más llevadera esta situación.

Sin embargo, hay que estar atento, ya que una pérdida brusca del gusto puede ser síntoma de una patología más grave. Es por esto que, frente a esta situación, hay que consultar a un especialista.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




One Response to “Tercera edad: cuando se come sin sabor”

  1. lola Dice:

    la informacion es muy buena buen resumen felicitaciones


Deja un comentario